Cómo alimentar a un perro adulto

img-post-ejemplo

5 Junio 2019

Tu perro, durante su crecimiento, pasará por diferentes etapas, variando sus necesidades y, por lo tanto, su tipo de alimentación. Elegir una u otra clase de comida y cantidad para un perro adulto dependerá de diversos factores, como su tamaño y gasto energético. Pero hay ciertas cuestiones que deberás tener en cuenta para alcanzar la mejor alimentación y que tu compañero de vida crezca sano y fuerte.

¿Cuándo es importante cambiar de comida para cachorro a adulto?

El cambio en la alimentación de tu perro debe realizarse entre los 6 y los 18 meses de edad. A partir del primer medio año de vida de tu cachorro sus necesidades nutricionales empiezan a cambiar y es recomendable ir reduciendo gradualmente el aporte de energía para evitar que el can crezca demasiado rápido. Tras dejar los productos para cachorros puedes comenzar a darle alimentos para perros adultos, proporcionándole una ingesta adecuada que le ayude a mantener un estado físico saludable y evitar problemas de salud.

 

¡Cuidado con las cantidades!

Deberás tener especial cuidado con la elección de la cantidad de alimento que le das a tu compañero peludo. Tanto un defecto como un exceso de comida puede dañar la salud de tu perro, aunque el peligro más importante estará en una sobrealimentación, que podría llevarle a sufrir obesidad, diabetes, problemas cardiovasculares o intestinales, entre otros. El peso óptimo de un perro se obtiene, generalmente, cuando sus costillas se notan fácilmente al tocarle la zona del tórax, sin que haya una capa demasiado gruesa de grasa por el medio. Conseguir un peso equilibrado para tu perro será uno de los retos más importantes a los que te enfrentarás a lo largo de su edad adulta.

¿Cómo es tu perro? Así serán sus necesidades

La raza, el tamaño, el estilo de vida y el estado de salud de tus perros pueden marcar una gran diferencia en su alimentación.

  • Razas pequeñas. Generalmente, se piensa que los perros grandes necesitan comer más que los pequeños. Pero no es así. Un perro pequeño tiene un metabolismo más rápido, por lo que puede llegar a exigir hasta el doble de calorías que un perro más grande. De ahí que el tamaño y la fórmula del alimento se adapte a cada tipo de raza.

  • Razas grandes. Los perros de mayor tamaño suele tener un metabolismo más lento, pero, claro, ¡su apetito es mayor! Por eso existen fórmulas específicas para razas de tamaño mayúsculo, con bocados más grandes y que les hagan masticar más en vez de engullir la comida. Además, un menor contenido en materia grasa y una mayor concentración de proteínas ayudará a controlar su peso.  

  • Actividad física. El nivel de actividad será otro factor determinante en  la cantidad de grasa necesaria para tu compañero peludo. Existen dietas pensadas para perros activos, que aportan un nivel mayor de grasas, proteínas y vitaminas. Por otro lado, una dieta más baja en grasas será más adecuada para canes menos activos, evitando un aumento de peso indeseado.

  • Perras gestantes. La alimentación también puede cambiar si tu perra está embarazada o después del parto. En estos casos, a veces es recomendable volver a la comida de cachorros para proporcionar a las madres esas calorías y nutrientes adicionales necesarios.

  • Sensibilidad alimentaria. Algunos perros pueden desarrollar ciertas sensibilidades a algunos alimentos, por lo que requerirán una dieta especial que el veterinario puede ayudarte a elaborar. Los productos Dibaq Sense son una solución exclusiva para cuidar la alimentación de tu perro sensible, evitando alergias y problemas digestivos.

Cuándo y dónde darle de comer

Los perros, como los humanos, deben tener establecida una rutina alimentaria. Es recomendable que tu amigo coma dos veces al día, siempre a la misma hora, creando un hábito diario y constante. Evita darle de comer justo antes y después de hacer ejercicio. Y en caso de tener más de un perro, aliméntales al mismo tiempo y por separado para evitar que se peleen o molesten.

También será importante que tu perro disponga siempre de agua, no solo cuando coma, sino en cualquier momento del día y durante la noche.

En cuanto al lugar donde comer, este debe ser tranquilo y sin distracciones, alejado del posible ajetreo de la vida doméstica, y a resguardo de las inclemencias meteorológicas.

¿Qué necesidades nutritivas tiene un perro adulto?

Las proteínas, las grasas, los carbohidratos, las vitaminas y los oligoelementos son los principales nutrientes que tu perro necesita. Con ellos le estarás proporcionando la energía necesaria para que realice todas sus funciones vitales y se mantenga sano. Y recuerda que los perros son omnívoros y por lo tanto no solo deberán comer carne o proteínas cárnicas. Aunque esta sea la base de su alimentación, su sistema digestivo también está preparado para tolerar ingredientes de origen no animal en pequeñas cantidades, que les aportarán una cantidad de proteínas beneficiosas para su organismo. Sin embargo, los nutrientes de la carne deben ser la base de la dieta perruna en casa.

¡Ah! Y si decides o tienes que cambiar la dieta de tu perro hazlo de forma progresiva, con una transición de unos 7 a 10 días para evitar posibles trastornos digestivos.

¿Qué elementos no debes dejarle comer?

Además de saber qué dar de comer a tu perro, es importante saber qué es lo que no debes darle:

  • Evita alimentar a tu perro con las sobras de tu comida, ya que corres el riesgo de desequilibrar su dieta.

  • Los caprichos y extras, como snacks, golosinas o galletas para animales, no deben superar el 10-15% de la ingesta diaria. Limita estos “premios” y su uso habitual.

  • No le des chocolate para humanos ni lo dejes a su alcance. Incluso una pequeña cantidad puede causarle problemas a tu compañero peludo.

  • Algunas plantas y hortalizas como la cebolla, el laurel o la tomatera, pueden ser muy tóxicas para tu perro.

Productos Dibaqpetcare para perros adultos

Descubre todas nuestras marcas de alimentación para perros y elige la que mejor se adapte a tu mascota. Todas nuestras gamas de alimentos son naturales y podrán cubrir todas las etapas de crecimiento de tu amigo peludo.

¡Y recuerda que conocer bien a tu perro y saber cuáles son sus necesidades!, serán tu mejor guía a la hora de escoger su alimentación diaria.

 

Posts recientes