Los bigotes de los gatos, ¿para qué sirven?

img-post-ejemplo

24 Julio 2019

Tengas o no un gato en casa seguramente te hayas preguntado alguna vez para qué sirven sus bigotes. Son una de las características más sobresalientes de la anatomía facial gatuna y puede parecer todo un misterio que estos pelos rígidos que los gatos tienen en la cara tengan tan importantes funciones. Por eso queremos explicarte cómo estos son básicos para ayudarles a completar la percepción de su entorno, a que se desenvuelvan con soltura en el medio exterior y a que puedan comunicarse mejor.

Aquí tienes algunas de las características y funciones de los simpáticos bigotes de los gatos.

¿Cómo y dónde tiene los bigotes un gato?

Su nombre más técnico es ‘vibrisas’ y los gatos tienen entre ocho y doce de estos pelos rígidos y móviles a cada lado de su nariz. Pero estos bigotes no solo están en su hocico -donde alcanzan su mayor longitud-, sino que en algunos casos también aparecen encima de los ojos, en la zona de la barbilla, debajo de las orejas o en la parte posterior de las patas del pequeño felino.

Pelos de gran sensibilidad

El tipo de pelo que forma el bigote es muy diferente al que cubre el resto del cuerpo del animal. Se trata de un pelo mucho más grueso, con muchos receptores nerviosos y al que le llega un importante riego sanguíneo. De ahí que los bigotes de los gatos sean tan sensibles a cualquier objeto o vibración, incluso a pequeñas corrientes de aire. Así, las vibrisas cumplen una función de radar respecto al entorno en el que se mueve tu compañero peludo.

Sensores para ver mejor

Los bigotes de los gatos actúan como una especie de sensores para ellos. Los ojos de los gatos están especializados en detectar presas a medias y grandes distancias, por lo que, en las cortas, tienen más problemas de visión. De esta forma, los bigotes compensan estas deficiencias en la cercanía ofreciendo al animal unos estímulos táctiles que le dan una imagen en tres dimensiones del objeto que tiene delante. En ambientes con poca luz o de noche, los bigotes también son su fiel aliado para orientarse y saber por dónde debe moverse.

Percepción de espacios

En la mayoría de los casos, excepto en gatos con sobrepeso, los bigotes sobresalen del rostro a una anchura que coincide con la del cuerpo del felino. De esta forma, cuando un gato piensa en explorar cualquier hueco o rincón primero evaluará su tamaño con sus bigotes y sabrá si cabe o no en el agujero. ¡Y a explorar! 

Evitar obstáculos

Al igual que ocurre con los espacios, la alta sensibilidad de los bigotes de los gatos les permite detectar todo tipo de objetos, obstáculos o paredes que puedan interponerse en su camino. Cuando algo se acerca al rostro del felino, este lo detectará con sus vibrisas y podrá evitar un posible choque.

Herramienta de comunicación

Se podría decir que los bigotes de un gatito tienen su propio lenguaje. Deberás fijarte en su posición para conocer el estado de ánimo de tu compañero felino ya que pueden reflejar si está tranquilo, en alerta o incluso enfadado. Te damos algunas claves:

  • Caídos hacia los lados y relajados: tu minino está tranquilo.
  • Hacia delante y más tensos: está en estado de alerta.
  • Casi pegados a la cara: su estado es de enfado, tensión o incomodidad.

Cuida sus bigotes

Como ves, estas simpáticas y características extensiones de pelo de tu gato son fundamentales para su día a día, para orientarse, ver y evitar cualquier accidente. Por eso no deberás cortar nunca su longitud pues esto provocaría que no midiese correctamente las distancias, pudiendo afectarle también emocionalmente.

Si por cualquier motivo detectas que a tu gato se le caen mucho los bigotes -en la muda de pelo es normal que el animal pierda alguna vibrisa-, esto puede ser síntoma de algún tipo de alergia, parásitos o estrés que pueda estar sufriendo. Si ves que esto le ocurre con frecuencia no dudes en consultar con tu veterinario para comprobar que todo en la salud de tu pequeño peludo sigue correctamente su curso. 

Posts recientes