A la playa con mi perro

img-post-ejemplo

9 de Marzo 2018

Muchos de nosotros vivimos o veraneamos en sitios de costa y nos encantaría llevar a nuestro perro a la playa a pasear y jugar, pero no siempre es tan sencillo. Muchos ayuntamientos no permiten la entrada de perros a las playas, ya sea en temporada estival o durante todo el año, pero afortunadamente, cada vez son más las administraciones locales que permiten el acceso a las playas de personas acompañadas de sus mascotas.

 

 

Infórmate bien antes de ir a la playa con tu perro de las ordenanzas municipales para saber en cuál puedes entrar con él y en qué horarios. Muchas de nuestras playas permiten el acceso a primera hora de la mañana y a última de la tarde, pero no durante las horas centrales del día. Desde Red Canina ofrecen un listado actualizado de playas donde se permiten perros y una descripción de cada una de ellas. Estate atento a la señalización de la propia playa, que suele indicar si están permitidos o no los perros, si pueden jugar sueltos o deben ir con correa y demás normas de uso.

Es importante que prepares todo lo que necesitas para ir con tu amigo peludo a la playa: lleva agua fresca y un recipiente para que pueda beber, su pasaporte europeo donde constan sus datos y sus vacunas (te lo pueden pedir) y, por supuesto, las bolsas para recoger sus necesidades. Si llevas uno de sus juguetes, especialmente aquellos pensados para lanzar, como pelotas o cuerdas, lo pasará en grande.

Si vais a estar mucho rato, es conveniente que te acuerdes de llevar la sombrilla para que tu perro pueda descansar a la sombra e incluso hay cremas solares específicas para nuestros canes que son recomendables en el caso de piel de color rosado y pelo corto, pues estas razas son más sensibles al sol.

Si la arena quema mucho, también puedes ponerle unos protectores para las almohadillas, del mismo modo que nosotros utilizamos chanclas para no quemarnos con la arena.

No dejes que al jugar en el agua beba agua del mar, esto puede provocarle serios problemas intestinales. Si tu perro no es de los que les gusta bañarse en el mar, no le fuerces, pero sí échale agua por encima con una regadera o un vaporizador para que pueda refrescarse y no te olvides de ofrecerle agua fresca con regularidad.

A la hora de volver a casa, es fundamental que le des una ducha de agua dulce, para quitar los restos de salitre que hayan podido quedar en su piel y pelaje.

¿Y tú? ¿Disfrutas de la playa con tu mascota?

 

 

  • Playas
  • Playa
  • Playas que admiten perro
  • Perros
  • Can
  • Vacaciones
  • Posts recientes