¿Cómo habituar a tu gato al transportín?

img-post-ejemplo

12 Junio 2019

Ha llegado el momento. Tu pequeño compañero felino y tú tenéis que salir juntos de casa, viajar, ir al veterinario, hacer una visita a unos amigos… Cualquier situación cotidiana hará que necesites que tu gatito viaje en un transportín, una de las formas más habituales, adecuadas y seguras para ir con él a cualquier parte.

Un proceso que puede convertirse en una pesadilla si no habitúas con paciencia y cariño a tu pequeño al transportín. El objetivo será conseguir que vea al artilugio como un lugar cómodo y seguro, en cuyo interior se sienta protegido. Por ello queremos ayudarte a conseguir que tu gatito se acostumbre al transportín. Y lo haremos para cada una de sus fases -estar en su interior, que se mueva, que vaya en un vehículo, etc.- de manera sencilla con unos consejos básicos. 

1ª Fase: contacto positivo con el transportín

El primer propósito será hacer que tu gatito tenga una experiencia positiva de contacto con el objeto que acaba de entrar en vuestro hogar y que se acostumbre a verlo.

  • Lo mejor será empezar a habituar a tu felino cuando sea cachorro y todavía no haya hecho ningún tipo de asociación negativa con el transportín. El trabajo será mucho más sencillo.
  • Antes de nada, retira la puerta delantera del transportín para que tu minino pueda explorarlo libremente por dentro y por fuera sin ningún tipo de traba.
  • No lo escondas. Colócalo desde el principio en un lugar visible de la casa, preferiblemente donde tu peludo se encuentre cómodo y tranquilo, para que pase a convertirse de un objeto extraño a familiar. Para ayudarle en esta tarea puedes colocar un objeto con un olor conocido, como una mantita, en su interior para que lo asocie con su hogar y su hábitat natural, no como algo externo.
  • Una vez que se haya familiarizado con la presencia del nuevo “aparato” puedes empezar a colocar su comedero cerca todos los días e ir aproximándolo poco a poco hasta situarlo dentro del trasportín. Esto hará que tu gato lo asocie con una experiencia positiva y placentera y acabe introduciéndose él solo en su interior para comer. Entre comida y comida -puedes elegir entre la variedad de alimentos para gatos de Dibaq-  esconde alguna golosina dentro del transportín y si descubres a tu pequeño dentro aprovecha la ocasión para premiarlo.
  • Otra forma de conseguir acostumbrar a tu pequeño a entrar y salir de “la caja” con naturalidad son los juegos. Puedes colocar dentro su juguete favorito para llamar su atención. 
  • Recuerda que tu gato nunca deberá entrar a la fuerza en el transportín. Por eso debes utilizar “cebos” y juegos para hacer que se sienta atraído por él de forma natural y positiva. Así, conseguirás que deje de ser un entorno extraño.
  • Cuando tu pequeño entre y salgo con naturalidad del aparato será el momento de colocar la puerta, pero no trates de cerrarla en un primer momento porque se sentirá acorralado. Empieza moviendo la puerta cuando esté dentro y dándole un premio por quedarse quieto. Si quiere salir no lo bloquees. Sube de forma gradual el tiempo que mantienes la puerta arrimada y prémialo a través de las rejas hasta que puedas cerrar la puerta del todo, siempre en sesiones de menos a más tiempo. 

2ª Fase: acostumbrarlo al movimiento 

¡Esto se mueve! Eso pensará tu minino la primera vez que levantes del suelo el transportín, por eso hay que habituarlo a la sensación nueva del movimiento.

  •  Levanta el transportín con tu gato dentro, pero primero hazlo solo de arriba a abajo, sin desplazarte. Vete aumentando poco a poco el tiempo que mantienes la jaulita en el aire.
  • Comienza a dar pequeños pasos hasta hacer recorridos cortos dentro de casa con el transportín en la mano y tu gatito dentro de él.
  • Avanza siempre de forma gradual, comenzando por realizar tramos cortos dentro de casa, hasta subir y bajar escaleras y salir a la calle a dar paseos más largos con tu peludo en el transportín. 
  • Será mejor que los primeros sitios a los que vayas sean agradables -no lleves a tu gato al veterinario la primera vez que viaje en transportín- para que sienta que también sirve para ir a lugares divertidos e interesantes.
  • Cuando llegues al destino no le obligues a salir. Deja la puerta abierta y que sea él el que sienta curiosidad y salga solo.  

3ª Fase: viajar en coche

Probablemente necesites introducir a tu pequeño en el transportín para hacer un viaje en coche y más ahora que se acerca el verano. Por eso también deberás habituarlo a los movimientos del vehículo, que, en ocasiones, pueden ser  muy estresantes para el animal. 

  • Comienza por introducir el transportín con tu gatito en el coche y atarlo al asiento para luego volver a casa. Todo ello sin arrancar el motor para que el peludo se vaya acostumbrando al nuevo lugar.
  • Tras unos días de prueba, arranca el coche y comienza desplazándote unos tramos cortos, a baja velocidad y, a ser posible, en línea recta. Poco a poco debes ir aumentando el tiempo y la complejidad del viaje hasta moverte libremente en coche con tu pequeño.
  • Podrás utilizar, como en la primera fase, golosinas o juguetes para premiar su buen comportamiento. O también dejarle una manta o toalla de casa para que asocie el olor familiar con el viaje en coche. Esto le hará estar más tranquilo y relajado. 

Si eres paciente y cariñoso conseguirás que tu gato se acostumbre sin problema a viajar en transportín. Ten en cuenta que los felinos aprenden de la experiencia, por lo que si cada vez que entra en su jaula obtiene un premio o una vivencia positiva, tu peludo asociará esta gratificación con el transportín.

¡Ya lo tendrás todo hecho! Os habréis convertido en los mejores compañeros de viaje.

Posts recientes