Dudas sobre el registro de mascotas

img-post-dudas-registro-mascotas
25 mayo 2018

Si tienes una mascota, has de saber que es obligatorio que esta esté identificada y registrada; generalmente estos registros pertenecen a la administración local (ayuntamientos), aunque hay casos en los que estas competencias se han transferido a las comunidades autónomas. Todos estos registros se unen en uno solo que se denomina Red Española de Identificación de Animales de Compañía (REIAC).

Lo más habitual es que tu veterinario, al ponerle el microchip a tu mascota, formalice el alta en el registro local, que luego le informará los datos al registro nacional. Pero hay localidades donde además de este trámite, es necesario acudir a dependencias municipales para registrar nuestro animal de compañía; en este caso tendremos que llevar la cartilla sanitaria del animal (Pasaporte Europeo de Animales de Compañía) a las dependencias municipales que correspondan y entregar esta documentación para que se tenga constancia de la existencia de nuestra mascota.

Esto tiene muchas ventajas y no debemos dejar de hacerlo. Por ejemplo, en caso de que el animal se extravíe, a través del chip nos podrán localizar e indicarnos dónde se encuentra. Además, disponer de un registro actualizado de los animales de compañía es fundamental para que los poderes públicos le den a nuestra mascota la importancia que tienen, promocionando su cuidado y de este modo también se evitan los abandonos.

Por todas estas razones, desde Dibaq Petcare te animamos a que tu mascota esté convenientemente registrada en la administración competente. De este modo, ante cualquier circunstancia que pudiera darse, estarás seguro de que tu perro o tu gato se encuentra perfectamente identificado. En caso de mudarte de comunidad autónoma, deberás trasladar también los datos de tu animal de compañía.

Para más información, puedes acudir a la web oficial del registro pulsando en este enlace o bien consultar con tu veterinario de confianza.

 

Malta para gatos

img-post-malta-gatos
18 mayo 2018

Un problema bastante común al que nos enfrentamos todos aquellos que tenemos uno o más gatos en casa son las temidas bolas de pelo en el estómago de nuestros mininos. Esto puede provocarles un intenso malestar, además de problemas intestinales y por eso muchos dueños de gatos optan por darles malta para evitar estos inconvenientes. Sabemos que los gatos son unos animales muy aseados y al lamerse las patas y el resto del cuerpo, es posible que estén ingiriendo pelos.

La lengua de los gatos tiene una especie de puntas, con las que ellos mismos se eliminan los pelos muertos, llamadas “papilas filiformes cornificadas”. Esto hace que, al lamerse, arrastren esos pelos hasta su esófago, llegando al estómago o intestino. Seguro que has visto a tu gato “vomitar” bolas de pelo alguna vez y esta es la razón.

La malta es una pasta que, debido a sus componentes, hace que estas bolas de pelo que van tragando salgan de manera fácil por el conducto intestinal, debido a sus propiedades laxantes. Es conveniente que, si tienes un gato de pelo corto, le ofrezcas malta unas dos veces por semana (el equivalente a una cucharadita de café), pero esto tendrá que ser incrementado en gatos de pelo largo.

En ocasiones, a los gatos no les gusta el sabor de la malta y la rechazan. Si este es tu caso, deberás ir probando varias marcas y formatos (los hay hasta en forma de golosina) hasta que des con la que sea del agrado del gato. Una manera mucho más sencilla de proporcionarles malta es darles alimento que ya la contenga, como por ejemplo DNM COAT & HAIRBALL, que es un alimento especialmente indicado para prevenir la aparición de bolas de pelo en el intestino de nuestro gato.

Además de darle la malta o el alimento para prevenir las bolas de pelo, no podemos olvidar que un buen cepillado diario elimina muchos de los pelos muertos, de manera que nuestro gato no los tragará al “acicalarse”.

 

¿Estoy preparado para tener una mascota?

img-post-preparado-tener-mascota
11 mayo 2018

Adoptar o comprar una mascota es una decisión que debe ser meditada de manera responsable y no lanzarnos a la ligera. Antes de tomar una determinación tan importante, es fundamental que nos planteemos una serie de cuestiones. Ten en cuenta que una mascota puede estar contigo durante 15 o 20 años y no es un capricho pasajero.

 

En primer lugar, debemos tener en cuenta el tiempo del que disponemos para hacernos cargo del animal. En el caso de los gatos, es cierto que requieren menos tiempo por nuestra parte que los perros, pero, no obstante, debemos dedicar parte de nuestro día a jugar con ellos, alimentarlos, cepillarlos y a satisfacer sus necesidades. En el caso de los perros, además debemos tener en cuenta los paseos diarios, que en la mayoría de los casos no deben ser menos de 3.

No olvidemos tampoco que algunas viviendas no admiten animales, por lo que debes pensar en el lugar donde vives y si este es de paso, cómo afectará a tu mascota el cambio de hogar.

Otra de las cuestiones a tener en cuenta es la implicación que va a poder tener cada miembro de la familia. Es una buena idea repartir responsabilidades de una manera coherente con los horarios y obligaciones de cada persona y que estos se cumplan.

Otro de los capítulos importantes a destacar es el tema económico. Has de tener en cuenta que una mascota lleva asociados una serie de gastos a los que se debe hacer frente, como por ejemplo veterinario, alimentación y cuidados diversos. Si no vas a poder hacerte cargo, es mejor que pospongas la decisión de tener un animal.

No debes olvidar que, sobre todo de cachorros, los gatos y perros pueden causar pequeños destrozos en tu casa. ¿Estás dispuesto a pasar por ello?

¿Has pensado qué hacer con tu mascota en vacaciones? Si eres de los que viajas habitualmente, debes tener en cuenta el tipo de viaje que realizas habitualmente y si este es compatible con tener un animal de compañía. También sería una buena idea disponer de una red de confianza de personas a las que puedas encargar el cuidado de tu mascota si sales de viaje o se da otra circunstancia en la que no puedas hacerte cargo.

Si cumples todas estas condiciones y has tomado la decisión, te damos la enhorabuena. Disfrutar de un animal de compañía te traerá muchos beneficios y juntos seréis muy felices.