Celebramos juntos el día de la música a ritmo de mascota

img-post-celebramos-juntos
29 junio 2018

El 21 de junio es el día de la música y por ello hoy queremos rendirles un homenaje a nuestras mascotas con una selección de canciones pensadas por y para ellos. Dicen que la música amansa a las fieras, y aunque nuestros peludos no son ni mucho menos fieras, queremos sorprenderos con esta playlist que contiene canciones que hablan de animales, o que fueron dedicadas a mascotas, o incluso, que contienen sonidos que son solamente audibles para los perros, como es el caso de A day in the life, compuesta por The Beatles.

Sabina nos describe cómo es el Retrato de familia con perrito; Cuando una pareja rompe y tiene una mascota, nos encontramos ante un problema, así nos lo cuentan y nos lo cantan Jesse & Joy  en su tema ¿Con quién se queda el perro?

Existen canciones que parecen de amor hacia una pareja, pero en realidad son de amor a las mascotas: este es el caso de Martha, My Dear de The Beatles, dedicada a la perrita de Paul McCartney a su perrita Martha, Delilah de Queen, se la dedica Freddy Mercury a una de sus muchas gatitas o El cielo de los perros de Dani Martín.

¿Os acordáis del gato de Rosario, que hacía uyuyuyuy? ¿O de Conchita, cuando cantaba Soy un gato?

Si queréis saber lo que es genial para cambiar el estado de ánimo de un gato, no podéis dejar de escuchar Cool for Cats de Single Edit.

La primera perra en ir al espacio, la rusa Laika también tiene su espacio en la música gracias a Mecano. Y si quieres conocer la historia del Gato López, que bailaba Ska, te recomendamos que escuches la canción de Ska-P.

Y por supuesto, para los fans de la mítica serie Friends, no podía faltar Smelly Cat cantado por Phoebe y sus amigos.

Todas estas canciones y muchas más las podrás encontrar en una playlist que hemos hecho en especial para este día de la música. ¿Quieres escucharlas todas? Solo tienes que pulsar aquí.

¡Feliz día de la música!

Cuidar el arenero de tu mascota es tan importante como darle la mejor alimentación para gatos

img-post-donde-pongo-arenero
21 junio 2018

Ha llegado un gatito nuevo a nuestras vidas y debemos adaptar nuestro hogar para su llegada. Ahora solo queda decidir dónde colocamos su cama, sus cuencos para darle la mejor comida para gatos, el agua, su rascador… ¿y qué hacemos con el arenero?

Lo primero que debemos pensar es que, para evitar olores indeseables, el sitio más adecuado es uno que disponga de una buena ventilación. También hay que tener en cuenta que si hay más de un gato en la casa, debemos tener más de un arenero para que no tengan que “hacer cola” para su utilización.

Dado que los gatos son animales con un gran sentido de la higiene, es conveniente que el arenero esté lo más alejado posible de sus cuencos de comida. También es importante recordar que no debe estar colocada cerca de electrodomésticos que puedan hacer mucho ruido, como es el caso de las lavadoras o los lavavajillas, pues puede asustarles y estresarles a la hora de hacer sus necesidades.

Uno de los lugares más utilizados es el cuarto de baño, aunque en ocasiones puede ser un sitio con poca ventilación o con poco espacio. Para estos casos, hay areneros con forma de esquina que pueden ser una solución en lugares de tamaño reducido. Ten en cuenta la digestión de tu mascota para estos momentos y proporciónale la mejor comida para gatos que le evite problemas adicionales durante el proceso.

Algunos de nuestros clientes han solucionado esto poniendo el arenero dentro del plato de ducha o de la bañera, aunque si solo tenemos uno de estos sanitarios en casa, puede llegar a ser un tanto incómodo.

Si tienes una habitación que no utilicemos para dormir, también puede ser un buen lugar para colocar el arenero. Sobre todo, hemos de tener en cuenta que tiene que ser un sitio tranquilo, donde el gato pueda hacer sus necesidades, porque a nadie nos gusta que nos interrumpan en esos momentos ¿verdad?

Con una higiene adecuada del arenero, no tendremos problema en tenerlo en ninguna de estas estancias y será el propio gato el que nos indique su lugar.

Gatos nocturnos y cómo educarles para que duerman por la noche

img-post-gatos-nocturnos
08 junio 2018

Si ha llegado un minino a vuestra vida y por las noches no os deja dormir ¡Tranquilos! Es un problema mucho más común de lo que crees y, en la mayoría de los casos, tiene solución.

La naturaleza de los gatos salvajes es nocturna, es cuando aprovechan para cazar y en muchos casos, los gatos domésticos conservan estos horarios que tanto pueden llegar a desquiciarnos.

Pero ¿qué podemos hacer ante esto? Desde Dibaq os proponemos una serie de trucos para que al menos intentéis cambiar un poco sus horarios y adaptarlos a los de la mayoría de los humanos.

En primer lugar, es fundamental que durante el día incrementemos el nivel de actividad de nuestro gato, jugando con él y manteniéndole activo. Si sois de los que pasáis el día fuera de casa por obligaciones laborales o de cualquier otra índole, dejadle juguetes a su alcance, las persianas subidas para que pueda observar la calle o incluso plantearos si podéis introducir otro felino en casa para que esté acompañado.

Te recomendamos que, al llegar a casa, inviertas un rato en darle mimos o jugar con él. Si pasáis mucho tiempo fuera de casa os echará de menos y necesita ese contacto físico para su estabilidad emocional.

Es conveniente también darle de cenar tarde, de este modo, al hacer la digestión es posible que aumente su nivel de sueño.

Uno de los aspectos más importantes es cómo interactuar con el gato cuando por la noche reclama nuestra atención. La solución es sencilla: hay que ignorarle. Si le hablamos, nos levantamos o incluso le damos algo de comida “para que se calle” lo va a interpretar como un refuerzo positivo. Hay que tratar de no hacerle caso de madrugada para que vaya acostumbrándose poco a poco a nuestros ritmos.

Proporciónale una cama cómoda y confortable, en la que incluso puedes poner algún elemento de calor que no sea peligroso para él, tipo bolsas de semillas de las que se calientan en el microondas o una botella (bien cerrada) con agua caliente, pues los mininos adoran el calor para dormir.

¿Y tú? ¿Qué trucos tienes para que tu gato duerma por las noches?

 

¿Debo cortar las uñas de mi gato?

img-post-debo-cortar-unas
01 junio 2018

Esta es una pregunta que nos hacemos todos los que, por primera vez, convivimos con un felino ¿Qué hacer con sus uñas? ¿Se deben cortar? ¿Lo hacemos nosotros? ¿Acudimos a nuestro veterinario de confianza?

La respuesta a esta pregunta depende de cada gato. Si eres uno de los afortunados que tiene un jardín o espacio exterior donde el gato sale habitualmente, es muy importante que no le cortes las uñas, pues estas son necesarias para que pueda trepar, escalar e incluso defenderse en caso necesario de cualquier animal intruso que pudiera invadir su espacio.

 

En caso de gatos que viven en domicilios y que no salen habitualmente al exterior se pueden limar o cortar, aunque esto no es necesario si nuestro minino tiene a su disposición un buen rascador donde poder limarlas de manera natural. Es importante que eduquemos a nuestro gato de manera que aprenda que es el rascador y no otros muebles de la casa donde debe realizar esto.

Si aun así consideramos que debemos cortarlas, hay una serie de consejos que debemos seguir:

–          Acostúmbrale desde bien pequeño para que lo vea como algo natural.

–          A la hora de cortar, hazlo con unas tijeras especiales diseñadas para tal fin.

–          Presiona con cuidado la almohadilla para hacer que la uña salga.

–          Cuidado con cortar más de la cuenta. No debes sobrepasar la línea que pueda afectar a la vena interior que tienen en las uñas. Podrás distinguirla por el cambio de color de la uña donde empieza la vena.

–          Tranquiliza al animal y si ves que está demasiado nervioso, deja la operación para otra ocasión en la que se encuentre calmado.

–          Si crees que vas a hacerle daño o el animal se altera demasiado cada vez que lo intentas, recurre a tu profesional de la salud felina de confianza.

–          Cuando se las hayas cortado, ya sea en casa o en la clínica veterinaria, ofrécele un premio en forma de golosina para que lo relacione con algo bueno.