¿Qué puedes hacer si tu perro come mal?

b6f58-09-perro_comedero_hueso-post_688x479
25 septiembre 2019

Si te resulta una imagen habitual ver a tu perrete mirar el cuenco lleno de pienso con desgana, apatía o disgusto o remolonear tras revolver un poco con el hocico la comida es que existe un problema para el que te podemos dar algunos consejos. ¿Qué puedes hacer con un perro que come mal? ¿Y si, por el contrario, come demasiado? Cualquier alteración en su alimentación puede afectar a su salud y a vuestra convivencia, por lo que te recomendamos seguir algunos hábitos para tratar de atajar este problema. 

Descarta primero un problema de salud

El primer paso que debes seguir es, si sospechas que tu perrete puede sufrir algún dolor o problema digestivo, acudir a tu veterinario para que le haga un chequeo rutinario y poder descartar así cualquier posible alteración en su salud. Problemas dentales o en su aparato digestivo pueden hacerle perder el apetito, para lo que tendrás que tomar medidas aconsejado por un profesional.  

Crea una rutina: misma hora y un lugar tranquilo

Los perros, como los humanos, deben tener establecida una rutina y hábitos alimenticios. Es recomendable que tu amigo peludo coma dos veces al día, siempre a la misma hora, creando así una constante diaria. Evita darle de comer justo antes y después de hacer ejercicio. Y en caso de tener más de un perro, aliméntales al mismo tiempo y por separado para evitar que se peleen o molesten. En cuanto al lugar donde debe comer, lo mejor es que sea tranquilo y tenga las menores distracciones para que se centre en el hecho de terminar la comida. .

No le des de comer en la mesa

A veces uno no sabe muy bien cómo tiene que alimentar a un perro, qué hábitos son correctos y cuáles pueden perjudicar la salud y el comportamiento del animal. No premies su “mala conducta” dándole algún “aperitivo” de comida humana mientras tú estás en la mesa y él te mira con ojillos y algún que otro lloriqueo. Este acto hará que pierdas autoridad como líder ante tu perrete y fomentará que vuelva a hacerlo. Picar entre horas puede además hacerle disminuir su apetito y sentirse lleno con un alimento que no le ofrece los nutrientes necesarios. Ambos saldréis beneficiados. 

Busca un producto de buena calidad

Otro causa de la falta de apetito de tu perro puede estar en la mala calidad del pienso o del alimento que le estás ofreciendo. Al igual que los humanos, tu peludo distinguirá perfectamente un producto de baja calidad de otro que destaque por la calidad de sus componentes, con una alta cantidad de proteínas, y un buen equilibrio entre su cantidad de grasas, fibras, hidratos y otros nutrientes. También debes tener en cuenta que la comida húmeda tiene un olor mucho más fuerte que el pienso seco, por lo que le resultará más atractiva a tu perro. ¡Prueba con ello!

¡Elige una comida apetitosa!

En realidad, se trata un poco de buscar el pienso que más apetitoso le parezca a tu amigo, con un sabor que le guste especialmente: pollo, pavo, cordero, verduras… ¡Hay muchos donde elegir! En Dibaq Petcare para perros puedes encontrar una gran variedad de alimentos adaptados a cada tipo de peludo. 

No abuses de las golosinas y premios

No se trata de no darle nunca un premio, pero ¡todo en su justa medida! Si come siempre entre horas alguna “chuchería” disminuirá su apetito y además puede desembocar en algún problema relacionado con el sobrepeso. Planifica de antemano las golosinas que le puedes dar y guarda la caja después para que no la vea o huela. 

Perros glotones: los insaciables

En el caso contrario, están los perros insaciables. ¿Es el tuyo un glotón que estaría comiendo día y noche? Una forma de disminuir ese apetito voraz es planificar más actividades que incluyan un desgaste físico para tu amigo, como juegos, paseos, excursiones o cualquier entrenamiento ocioso con el que ¡disfrutaréis los dos! 

Ya sabes, si tienes en casa un peludo exigente, no dudes en buscar una marca de alimentación que le aporte ingredientes de calidad, como las que puedes encontrar en la variedad de gamas de alimentos de Dibaq Petcare, adaptadas a todo tipo de perros y con todos los nutrientes esenciales que tu compañero necesita.

Consejos para el otoño, ¿cómo afecta a tus mascotas?

3bafe-29-gato_perro_manta-post_688x479
18 septiembre 2019

¿Te imaginas la llegada del otoño como una enorme nube gris que se coloca sobre tu cabeza? Bueno, sabemos que el cambio a esta estación del año nos cuesta a todos, a humanos y a animales, pero también trae consigo nuevos retos y oportunidades. Para que tú y tus peludos sobreviváis con toda la energía posible a este otoño -a la llegada del frío y la lluvia, la bajada de las temperaturas, la falta de luz y la vuelta a la rutina- te damos algunos consejos y cuidados para proteger a tu mascota de “los males” de esta época del año.

Lavado y cepillado extra

La muda de pelo con la llegada del otoño es una condición normal en muchos mamíferos. Por eso deberás tener especial cuidado con el pelaje de tus perros y gatos ya que este será un buen aliado contra el frío, el viento y las bajas temperaturas de los próximos meses. Además, ante esta pérdida mayor de pelo que durante el resto del año, en el caso de los perros, lo sustituirán por otro más grueso que soporta mejor las inclemencias metereológicas. Cepilla a tu animal a diario y mantén su pelaje bien limpio y seco. 

Momento de detectar la leishmaniosis

Si tu animal de compañía es un perro, es recomendables que al entrar en el otoño le realices la prueba de la leishmaniosis -que se transmite especialmente en verano-, pues, con el clima caluroso habrá estado más expuesto a la posibilidad de que mosquitos, garrapatas o pulgas le hayan podido contagiar esta peligrosa enfermedad. Lleva a tu perro al veterinario para que le realice el análisis de sangre oportuno para descartar cualquier contagio o poder atajarlo a tiempo en el caso contrario.

Retoma su actividad física

Con las altas temperaturas del verano seguro que has reducido las salidas a determinadas horas del día y, en general, la actividad física con tu pareja animal, especialmente si se trata de un perro. Ahora es el momento de volver a la rutina, tanto de horarios como de paseos y prácticas físicas. Retoma esas salidas diarias a hacer deporte -si son varias, mejor-, ¡pero hazlo de manera progresiva! Al igual que tú, tu compañero peludo necesitará habituarse poco a poco de nuevo a una actividad física más dilatada.

Bajada de defensas y resfriados

Podríamos decirte que salves a tu peludo de los cambios bruscos de temperatura o de cogerse una buena mojadura un día de lluvia, pero sabemos que eso es muy complicado. De ahí la importancia de que seas consciente de que los animales también pueden coger catarros y resfriarse, sufrir anemia, o, en el caso de los perros, pueden contraer la conocida como “tos de perrera”. Esta es una enfermedad respiratoria que se propaga por el aire y que se contagia de perro en perro de forma rápida, penetrando en su vías respiratorias con facilidad. La mejor prevención contra ella será la vacunación; en caso contrario, procura mantener siempre fuerte su sistema inmunológico para protegerle de virus y bacterias y procura, en general, resguardarle de las adversidades climáticas del otoño o el invierno.

Alimentación específica para otoño

Los cambios de temperatura del paso del verano al otoño también pueden hacer que tu mascota sufra cierto cambio de comportamiento respecto a su apetito. Los días más frescos, en los que tu amigo peludo seguramente se sienta más activo, harán que sus ganas de comer aumenten, así como sus necesidades energéticas. Así que, solo tendrás que observar a tu compañero y aumentar la dosis de forma correspondiente a su actual actividad física. También puedes proteger su sistema inmunológico con alimentos específicos que estimulen las defensas, por ejemplo, de tu perro. 

Dolor de huesos

Otro de los problemas que puede sufrir alguna de tus mascotas con la llegada del frío y la humedad es el dolor de huesos. Durante el otoño, animales como los perros pueden experimentar síntomas de artrosis como rigidez o dolor articular, entre otros. En caso de que tu amigo canino sea propenso a este tipo de dolencias, deberás tener aún más cuidado con evitar que permanezca mojado durante ratos largos.  

Estado de ánimo

La vuelta a la rutina también puede afectar a los animales que te rodean. Tras el período estival, en el que seguro que han pasado más tiempo a tu lado, pueden sentir cierta ansiedad a la hora de quedarse de nuevo solos en casa. Para reducir esta situación de estrés, puedes dejarle cerca un juguete que le guste y sacarlo a pasear y jugar con él todo el tiempo posible cuando termines tu jornada laboral. El cambio horario del otoño, en el que adelantamos los relojes una hora, también puede afectar a tu mascota, que puede llegar a sentirse desorientada o nerviosa si no haces un cambio progresivo en sus hábitos, adelantando 10 o 15 minutos cada día sus rutinas.

Y recuerda, no todos los animales se verán afectados de la misma manera por la llegada del otoño, así que aplica el sentido común y, sobre todo, mucho cariño con tus peludos.

Cómo mantener a tu gatito en su peso ideal

c9bdc-14-gato_sano_movimiento_puerta-post_688x479
11 septiembre 2019

¿Tu gato tiene mucho apego al sofá? Es hora de cambiar sus hábitos sedentarios o compulsivos con la comida para hacer de tu pequeño compañero peludo un felino sano y feliz. Que tu gato no tenga problemas de sobrepeso perjudicará tanto su salud como su estado de ánimo. Y, por lo tanto, su felicidad. Por eso es muy importante que te tomes en serio el hecho de cuidar su alimentación, ofrecerle unas raciones adecuadas y estimular el ejercicio y el juego para mantener su calidad de vida.

¡Te damos algunos consejos para conseguir que tu gato ¡mantenga un peso saludable!

Alimento equilibrado y específico

La clave para una alimentación equilibrada de tu gato, según los expertos, es mantener una dieta moderada en proteínas y un alto contenido en fibra. Eso sí, siempre complementándola con la actividad física. Para elegir el tipo de alimento que más le conviene al tuyo deberás siempre tener en cuenta su edad, peso, su nivel de actividad diario y el estado fisiológico de tu minino, es decir, si está castrado o no.

Cada una de estas cualidades será un factor a tener en cuenta para elegir un tipo de alimento u otro. No será lo mismo un cachorro de gatito, que un gato pequeño que no pare de jugar u otro adulto más tranquilo. Cada uno tendrá unas necesidades energéticas específicas. Puedes identificar el mejor alimento para tu minino entre la amplia variedad que te ofrece Dibaq Petcare para gatos, ¡le encantarán! En el caso de los felinos castrados, existe una tendencia general a que estos aumenten de peso fácilmente, hasta llegar a padecer sobrepeso. Por eso deberás  tener especial cuidado en estos casos, manteniendo una dieta especial para gatos esterilizados

Limita las raciones diarias

Otro truco para equilibrar la alimentación de tu amigo felino será administrar de forma racionada el alimento proporcionando estrictamente las cantidades precisas diariamente y distribuyendo varias tomas a lo largo del día. Si está acostumbrado a comer mucho, será mejor repartir su comida del día en más raciones, pero más pequeñas, de forma que saciará mejor su apetito. 

Los gatos, por instinto natural, suelen comer una pequeña cantidad de comida de forma rápida para hacer luego un descanso y repetir la acción tiempo después. Si le dejas alimento al alcance de forma constante puede convertirse en un comedor compulsivo y acabará consumiendo más calorías de las que necesita.

Aleja las “sobras” y las golosinas

Mantener alejadas las sobras de comida humana y los premios, en forma de golosina, en casa será una buena forma de ayudar a tu gato. Ofrecerle las sobras de tu comida fomentará que tu pequeño amigo coma a deshoras y un tipo de alimentos que puede que no sean los más adecuados para él. Acostumbra a tu gato a consumir exclusivamente su alimento. También debes evitar que coma “golosinas” o “premios” que ayuden a aparecer problemas como la obesidad y puedan desequilibrar su dieta.

¡Es la hora del ejercicio!

Estimula el ejercicio, el juego y cualquier actividad física para tu compañero peludo. Un gato aburrido es un potencial gato con sobrepeso. Por eso necesita moverse, estar activo y recibir estímulos para ser realmente un animal feliz. Y, por supuesto, tal ejercicio físico le ahorrará problemas de salud y aumentará su esperanza de vida. ¡Hay muchas formas de que tu gato haga ejercicio! Te proponemos algunas: 

  • Escalar una torre: coloca en casa una torre para gatos, ¡cuanto más alta mejor!, para que trepe, salte, se rasque y juegue todo lo que quiera. Puedes esconderle algún juguete para que lo busque y motivar así su recorrido por los distintos niveles del “árbol”.
  • Juguetes caseros: no tienes por qué gastarte una gran cantidad de dinero en juguetes para tu gato. Un rollo de cuerda atado a un palo, bolas de algún tipo de hilo resistente, pequeñas pelotas como las de ping-pong, entre otros, se convertirán en un fantástico entretenimiento para tu compañero peludo.
  • Añade un compañero a sus juegos: si en vez de uno te animas con dos gatetes hará que, si se llevan bien, se conviertan en los mejores amigos de juegos. Y eso hará que ¡no paren quietos!
  • A la caza del láser: si quieres hacer que tu juguetón gato no pare durante un buen rato y además divertirte tú también, un puntero láser puede ser tu mejor aliado. De forma instintiva, tu minino se lanzará a la caza del punto de luz por toda la casa, pero ten en cuenta que no debes apuntarle nunca a los ojos y que siempre debe tener una recompensa, es decir, que su caza tenga un objetivo final alcanzable. Puedes terminar el juego apuntando con la luz a alguno de sus juguetes para que, finalmente, pueda “dar caza” a algo tangible.
  • Comer mientras se juega: puedes utilizar dispensadores de alimentos que promueven la actividad del minino mientras come. Son una herramienta muy útil para controlar la ingesta al tiempo que consigues que el gato haga algo de ejercicio.

Por último, no olvides llevar un control regular del peso de tu gato y visitar al veterinario siempre que sea necesario, siguiendo sus recomendaciones nutricionales.

Estamos seguros de que sentirás que todo lo que hagas es poco si la salud de tu amigo felino está en juego. Y recuerda que una buena alimentación y el ejercicio diario no solo hará de tu gato un gato más sano, sino que favorecerá el vínculo entre vosotros.

Lo que debes saber sobre la anemia canina y cómo ofrecer la mejor comida para perros para evitarla

283b9-08-perro_pies_decaido-post_688x479
04 septiembre 2019

Al igual que los seres humanos, los perros también pueden sufrir anemia. Esta enfermedad consiste en una disminución excesiva del número de glóbulos rojos que hay en la sangre, haciendo que el oxígeno no llegue de forma correcta a todos los órganos del cuerpo. Esto hará que se sientan débiles y se vea afectado su sistema inmunológico. Por eso es importante ofrecer siempre la mejor comida para perros que pueda aumentar sus defensas y los mantenga sanos y fuertes.

Un perro adulto debe tener un volumen normal de este tipo de células sanguíneas situado, generalmente, entre un 39-60%. Si la concentración baja de este nivel podría considerarse que tiene anemia. En estos casos, el can deberá mantener una dieta específica que le proporcione los nutrientes necesarios para suplir esta falta de glóbulos rojos, entre otros tratamientos que indique el veterinario.

¿Crees que tu perro puede tener anemia? Presta atención a su estado de ánimo y a los síntomas que muestra ya que una enfermedad como esta ¡puede tener consecuencias importantes en la salud de tu perro! Te ayudamos a conocer algo más sobre esta afección, a detectar sus síntomas y a combatirla.

Principales síntomas de la anemia canina

La anemia canina no se detecta fácilmente a simple vista, pero es una enfermedad que va afectando de forma progresiva al animal. Por eso debes estar atento a los avisos que pueda estar dándote el estado físico y de ánimo de tu compañero peludo. ¡Pon atención a los siguientes síntomas!

  • Debilidad y apatía ante la actividad física y el juego. Es uno de los síntomas más comunes en los perros con anemia, la carencia de las células encargadas de transportar el oxígeno a los órganos del animal hace que este no tenga la fuerza necesaria para desarrollar las tareas cotidianas.
  • Pérdida de apetito. La inapetencia es otro de los síntomas más comunes.
  • Depresión. La falta de energía y la decadencia en el estado de ánimo del animal pueden llevarle a un estado de depresión provocado por la anemia.
  • Las encías y la lengua se aclaran. Puede darse cierta palidez -tonos rosados o incluso blanquecinos- en zonas específicas como la lengua, encías y mucosas.
  • Ojos y piel amarillentos. En caso de tratarse de una anemia hemolítica, los ojos y la piel del perro se vuelven amarillentos.
  • Dificultad para respirar. Si un perro lleva mucho tiempo con anemia, su estado de salud general decae de forma notable, afectando a su capacidad de respiración.
  • Otros. El sangrado de heces o la taticardia son otros posibles síntomas de una anemia canina.

¿Por qué tiene anemia mi perro?

Las causas de la presencia de anemia en tu perro pueden variar según su edad o raza, pero entre las más frecuentes se encuentran las siguientes:

  • Una deficiencia del propio organismo del perro al producir glóbulos rojos puede llevarle a padecer anemia.
  • Su propio sistema inmunitario destruye por error a los glóbulos rojos.
  • Por una alimentación deficiente. Una buena dieta debe ser equilibrada y completa para que sea la mejor alimentación para perros.
  • Debido a una gran pérdida de sangre, por ejemplo, a través de una herida grave.
  • Por una hemorragia interna.
  • Por algún tipo de traumatismo.
  • Debido a la acción de algún parásitos interno y/o externo.
  • Por problemas en el intestino o úlceras de estómago.
  • Como efecto secundario de algunos medicamentos.

Tipos de anemia más frecuentes

Teniendo en cuenta el factor causante de la anemia en tu perro, este se puede enfrentar a diferentes tipos de anemia que pueden afectar a su salud y vitalidad:

  • Hemorrágica: está relacionada de forma directa con una abundante pérdida de sangre.
  • Hemolítica: se trata de la destrucción de glóbulos rojos por parte del propio sistema inmunológico del perro.
  • Aplásica: cuando la médula ósea no produce las suficientes células sanguíneas nuevas.

Alimentos recomendados en caso de anemia

De forma adicional al tratamiento que estime necesario el veterinario, hay ciertos alimentos que ayudarán a aportar esos nutrientes específicos que un perro con anemia necesita para fortalecer su organismo, como hierro, vitaminas y minerales extras. En realidad no existe una dieta específica para perros anémicos, pero sí será necesario tener en cuenta el tamaño del animal a la hora de administrar las cantidades.

Entre los alimentos que pueden favorecer la salud de tu perro si está atravesando un proceso anémico se encuentran el hígado, la morcilla, las lentejas, los vegetales verdes, las algas o el yogur, además de beber mucha agua. Si buscas la mejor comida para perros que te aporte un extra de nutrientes naturales, puedes buscar entre las que te ofrece la marca Dibaq Petcare para perros.

Como has visto, los síntomas de una anemia canina son muy variados y su origen es muy diverso, por lo que, ante cualquier alerta, deberá ser un veterinario quien determine el tipo de enfermedad y su tratamiento a seguir tras un exhaustivo análisis.  ¡Y así podrá recuperarse lo antes posible!