¿Cómo celebrar Halloween con tu mascota?

9926d-19-gato_halloween-post_688x479
30 octubre 2019

¿Truco o trato? Seguro que te suena esta expresión, utilizada una y otra vez durante el día más terrorífico del año. Sí, ¡ya es Halloween! Esta popular fiesta que, aunque de origen celta tiene su máxima celebración en Estados Unidos, ya se ha extendido por todo el mundo y cada vez tiene más arraigo en nuestro país. Es un día para disfrazarse, disfrutar con los niños, comer alguna que otra chuchería y aprovechar para hacer una divertida fiesta casera, pero, ¿tú celebras este día con tu mascota? Te damos algunos consejos sobre qué hacer y qué no con tu pequeños peludos para celebrar esta “aterradora” y divertida fiesta que recorre el mundo entero cada 31 de octubre.

Disfraces para tu mascota: diversión con respeto

Ya sabemos que los disfraces para perros, gatos o, en general, para mascotas pueden ser muy divertidos, “cuquis” o conmovedores, pero si estás pensando en comprar uno recuerda que debes pensar siempre en la comodidad y bienestar de tu amigo de cuatro patas. Ten presente en todo momento el estado de ánimo de tu compañero peludo, observa si se encuentra cómodo con el disfraz, si puede moverse libremente o si trata o no de deshacerse de alguno de sus elementos, ya que puede ser una señal clara de que no está cómodo con ese traje o de que algo le roza o hace daño. 

Utiliza prendas holgadas y seguras

Lo primero que debes valorar es si tu mascota está acostumbrada a llevar algún tipo de prenda o accesorio y si le suele provocar molestias. Si no es así y decides ponerle algún tipo de atrezo, opta por prendas holgadas que no le aprieten, especialmente en zonas delicadas como el cuello, ya que podría asfixiarle, y hará que se sienta más libre y cómoda en sus movimientos. También deberás tener en cuenta el material de las prendas y elementos que pongas a tu amigo peludo: evita disfrazarle con elementos hechos de lana ya que pueden darle demasiado calor o soltar pelusas que se le pueden meter en los ojos y la nariz. 

¡Deshazte de los elementos no seguros!

La fiesta de Halloween y sus complementos no están hechos para todos. Evita colocar a tu perro o a tu gato máscaras, sombreros, collares ajustados o cualquier elemento que le pueda asustar, que cuelgue o sobresalga o que haga ruido. Tampoco son recomendados los objetos pequeños, como botones o pedrería, ya que podría engancharse con ellos o tragárselos fácilmente, suponiendo un auténtico peligro para tus peludos. 

Evita que tu mascota pase mucho tiempo “vestida”

Cualquier elemento con el que “vistas” a tu mascota será algo antinatural para ella, así que haz que pase el menor tiempo posible con este tipo de complementos. Si vas a ir a una fiesta de Halloween o si se va a celebrar en tu propia casa, espera al último momento para disfrazar a tu peludo y quítale todos los añadidos lo antes posible para que vuelva a sentirse pronto en su hábitat natural y tranquilo. 

Cuidado con la decoración 

Tampoco debes olvidarte de los elementos externos a tu amigo de cuatro patas, como puede ser todo lo relacionado con la decoración de la sala en la que paséis la fiesta de Halloween. Es muy típico de esta celebración encender velas para crear un ambiente de misterio, pero, ¡ojo!, estas pueden ser realmente peligrosas si estás acompañado de un animal. No solo podría quemarse sino que podría producir un incendio si golpea la vela con las patas o la cola en cualquier momento. Por eso es mejor que sustituyas estos objetos por otro tipo de luces o bombillas más seguras para ellos.

Dulces y caramelos de Halloween, ¡siempre atento!

No hay nada más típico de Halloween, especialmente si lo vives con niños, que hacer el “¿truco o trato?” Para ello te abastecerás de un montón de dulces, caramelos y chocolates, pero ten cuidado porque tus peludos podrían comerse estas golosinas o atragantarse con sus envoltorios. No las dejes a su alcance para evitar que sufran cualquier problema digestivo. Procura darle de comer antes -puedes tener a punto un cuenco con cualquiera de nuestras variedades de comida para perros y gatos Dibaq Petcare– y ya luego sacar todas las “chuches” para que tu peludo esté más saciado y se sienta menos atraído por toda la comida humana que pueda olisquear a su alrededor. 

Disfrutad juntos de la fiesta

Seguro que vas a celebrar Halloween rodeado de familiares y amigos. Como tus compañeros peludos te acompañarán a todas partes, disfrutad juntos sin olvidar que ellos son mucho más sensibles que tú a los ruidos y al barullo de la gente. Si, por ejemplo, tienes un perro, puede que se asuste al ver los disfraces de otras personas, con los gritos de los niños o con el sonido de timbres o petardos. Lo mejor será que busques un espacio tranquilo y sin sobresaltos dentro de cualquier fiesta o evento al que acudáis juntos durante esta “terrorífica” fiesta popular. 

¡Y a disfrutar! Feliz Halloween. 

¿Es buena idea cambiar la alimentación de tu perro?

128d6-05-perro_gluten_grain_free-post_688x479
23 octubre 2019

La idea de dar toda la vida el mismo pienso a tu perro o variarlo cada cierto tiempo es una decisión libre y sobre la que existe una gran división de ideas. Pero sobre lo que sí hay unanimidad es sobre el hecho de que el alimento que le des a tu amigo peludo deba ser de calidad. La mejor opción será encontrar una marca de confianza que le aporte el equilibrio perfecto de nutrientes y componentes en la comida diaria de tu perro -echa un vistazo a toda nuestra gama de alimentos para perros-.

Ninguna de las opciones (cambiar o no el tipo de alimentación cada cierto tiempo) será desacertada. Pero si finalmente te animas, debes tener en cuenta una serie de pautas durante el cambio. ¡Atento!

Un buen pienso cubrirá todas las necesidades

Tu compañero peludo distinguirá perfectamente un producto de baja calidad de otro que destaque por la excelencia de sus componentes, que tenga una alta cantidad de proteínas y ofrezca un buen equilibrio entre su cantidad de grasas, fibras, hidratos y otros nutrientes. Si aportas a tu perro un pienso de estas características, este crecerá sano y feliz y no tendrás la necesidad de cambiar constantemente de alimento para que tenga variedad de nutrientes. ¡Ya tienen todo lo que precisa!

Si, por el contrario, no estás seguro de la calidad del alimento, puedes cambiarle cada cierto tiempo el pienso para equilibrar un posible déficit de ciertos valores nutricionales. 

Si ves que tu perro come mal, que no tiene el peso suficiente o que puede tener alguna carencia alimenticia, no dudes en ponerte en contacto con tu veterinario para que pueda detectar cualquier anomalía en tu pequeño. 

No cambies con frecuencia

Cuando veas que tu perro lleva una vida normal y feliz, si está en su peso correcto, su piel y pelaje lucen sanos y su nivel de energía es el normal, no tienes que preocuparte por cambiar su pienso. ¡Todo estará correcto! Si tu perro recibe una alimentación adecuada, que le hace sentirse en plena forma, cambiar su comida podría hacer que la nueva no le guste, que no se adapte a los nuevos componentes o, incluso, que alguno de estos le de alergia: cada producto nuevo que pruebes tendrá componentes diferentes al anterior con los que puede reaccionar el cuerpo de tu peludo.

Lo ideal sería que, si por cualquier motivo quieres o necesitas cambiar el pienso de tu perro, elijas otro producto de la misma marca o uno similar. En cuanto a los tiempos, hazlo gradualmente; ten en cuenta que el estómago de tu perro necesitará unos días de adaptación para asimilar el nuevo alimento. 

Deja un proceso de adaptación

Si quieres cambiar de comida a tu perro de forma correcta, no debes hacerlo bruscamente ya que esto podría ocasionarle molestias o problemas estomacales: vómitos, diarreas, pérdida de apetito, entre otros. Por eso es importante que, en el caso de variar su alimentación, lo hagas de forma gradual y paulatina, siguiendo unas pautas de adaptación a lo largo de varios días. Te ponemos un ejemplo:

  • Días 1 y 2: Mezclar un 20% de la comida nueva con un 80% de la antigua.
  • Días 3 y 4: Mezclar el 40% del nuevo alimento con 60% de la anterior.
  • Día 5 y 6: Mezclar el 70% de la comida nueva con un 30% de la anterior.
  • Días 7 y 8: Mezclar el 80% de la nueva comida con el 20% de la antigua.
  • Día 9: Darle el 100% del nuevo pienso. 

Eso sí: si tu perro sufriese cualquier alteración digestiva, retira de forma inmediata los productos que le esté tomando en esos momentos y llévale al veterinario para que sea un profesional quien le haga una dieta personalizada y adecuada a sus características.

Etapas de cambios: sí es necesaria la rotación

La rotación en la alimentación sí será conveniente en las etapas de crecimiento de tu pequeño, es decir, cuando pase de cachorro a adulto y cuando este pase a ser un perro senior. En estos casos deberás ofrecer a tu peludo un pienso específico para cada una de estas etapas y recuerda que también deberás hacerlo de forma paulatina.

  • Etapa de cachorro a adulto: un perro recién nacido pasará primero por la fase del destete para luego comenzar a consumir alimento sólido específico para cachorros. Este tipo de piensos son más ricos en proteínas y grasas que los de los perros adultos. La alimentación de cachorro se continuará hasta los 12 meses en perros pequeños y medianos y hasta los 18-24 meses, en razas grandes y gigantes.
  • Etapa de  adulto a senior: un perro “anciano” tendrá menos actividad que uno que esté en su edad adulta, por lo que la cantidad y tipo de nutrientes deberán adaptarse a sus nuevas condiciones de vida. Tu peludo necesitará en esta etapa componentes que le aporten protección para, por ejemplo, sus articulaciones, que le ayuden a mantener su musculatura, a evitar la hipertensión o que tengan un menor porcentaje de grasas. 

Tras estos consejos, recuerda que realmente no hay ningún método único para cambiar de comida a un perro y que cada una de estas pautas no tienen porqué funcionar en todos los canes. Siempre un enfoque gradual para cualquier cambio será el más propio de ser acertado, pero el veterinario será tu mejor aliado para resolver cualquier duda o problema sobre la alimentación de tu amigo peludo.

10 claves para alimentar a tu gatito desde cachorro

d51e8-18-gatos_comiendo-post_688x479
16 octubre 2019

Si ha llegado a tu familia un nuevo miembro felino, ¡enhorabuena!, la felicidad está asegurada. Pero si se trata de un gatito cachorro deberás tener muy presente que durante sus primeros meses de vida la alimentación será clave para que crezca sano. Los principales factores que deben determinar la elección del alimento para tu pequeño serán su edad, estado fisiológico y condición física, su raza y el tipo de vida que haya llevado anteriormente, si es el caso, entre otros.

Si tienes dudas sobre qué comida para gatos debes dar a tu cachorro, te damos 10 claves para su alimentación en función de sus cualidades.

Alimento específico para gatos

Los gatitos siguen conservando su naturaleza predominantemente carnívora y la mayoría mantienen un buen instinto de caza, por eso su aparato digestivo está adaptado a este tipo de alimentación. Por este motivo, es importante que en su dieta alimentaria abunden altas cantidades de proteína animal y que esta sea proporcionada a través de un producto específico para gatos. Cualquier otro tipo de alimento, como la comida humana, puede acarrearle problemas de salud y desequilibrar su dieta. 

Primeras semanas de vida

Un cachorro debe ganar peso cada día para que su crecimiento y desarrollo sean adecuados, especialmente durante sus primeras semanas de vida. Para ello, como ocurre en los humanos, lo mejor es la lecha materna. Si esto no es posible, deberás consultar con un veterinario la mejor opción para sustituir esa falta nutritiva de la leche de la gata madre y nunca ofrecerle leche de vaca ya que no tienen las enzimas digestivas necesarias para poder digerirla.

Cuándo pasar a alimento para gatos adultos

A los 12 meses tu gato deberá pasar del alimento de cachorros al de adulto. El proceso pasa por varias fases: la primera va desde su nacimiento hasta los 2 o 4 meses de vida; la siguiente, va hasta el primer año de vida. A partir de este, el crecimiento del gatito comienza a ralentizarse y es el momento en el que debe adaptarse la alimentación a sus nuevas necesidades para que pueda mantener su peso ideal. 

Cambiar sus hábitos poco a poco

Cualquier cambio de alimento que tengas que hacer a tu pequeño deberá ser un proceso progresivo. Será recomendable que introduzcas el nuevo alimento gradualmente a lo largo de 7 ó 10 días. La idea es ofrecerle la nueva comida a la vez que la antigua e ir reduciendo cada vez más la que quieres retirar de la dieta de tu gato.

Calidad por encima de todo

Es fundamental que el alimento que le des a tu gatito tenga una calidad óptima pues influirá en su desarrollo y crecimiento. Igual de importante será la calidad de las materias primas del producto que su tratamiento y embalaje, pues el cuidado en todo el proceso permitirá que el alimento llegue a tu pequeño en las perfectas condiciones y con los nutrientes intactos. La gama de alimentos para gatos cachorros de Dibaq Petcare pequeños de hasta 12 meses, con ingredientes naturales y que favorecen el metabolismo en gatos en períodos de gestación y lactancia.

¿Raciones concretas o libre disposición de comida?

Es cierto que los gatos suelen administrarse bien la comida -no como los perros, que tienden a comerse todo lo que les dejes sin reparto. Puedes dejar a tu pequeño la libre elección de cuándo y cuánto comer de su cuenco, si el veterinario no indica lo contrario, pero existe el riesgo de que este tienda al sobrepeso. Por este motivo, es recomendable respetar las raciones recomendadas para cada día y no rellenar su comedero una y otra vez si ha acabado la ración, pues tu felino sabrá administrársela a lo largo del día e irá comiendo poco a poco.

Estado fisiológico de tu felino

Tu gatito pasará por diferentes estados fisiológicos, como la gestación y la lactancia, pero también puede sufrir otros como la esterilización. Los gatos esterilizados tienden a engordar con facilidad debido a la intervención en su metabolismo, por lo que debes cambiar sus hábitos alimenticios para combatir el sobrepeso.

Beber el agua suficiente

Que tu gatito beba el agua suficiente cada día será un aspecto fundamental para que su alimentación sea completa. Los cachorros pueden deshidratarse con más facilidad que los gatos adultos, por lo que debes tener siempre un cuenco de agua limpia y fresca a su disposición.

Mantén limpio su comedero

Parece algo obvio, pero a veces rellenamos una y otra vez el comedero dejando pequeños restos de comida de un día para otro que pueden generar bacterias, especialmente los alimentos húmedos, y causar a tu pequeñín algún problema digestivo. 

¿Suplementos alimenticios? No, gracias

Un gato que esté sano, gracias a una alimentación equilibrada y de calidad, no necesitará aderezar su comida con ningún tipo de suplementos. Todo lo que sea añadir vitaminas o nutrientes a su alimentación puede provocar un desequilibrio en su dieta normal, así que solamente acude a estos “extras” si son recomendados por tu veterinario.

Desde Dibaq Petcare le damos la bienvenida a tu pequeño y recuerda que un gato bien alimentado será ¡un gato feliz!

¿Tu perro se porta mal? Normas básicas para adiestrar a tu mejor amigo

b4f0b-03-perro_alboroto_angelito-post_688x479
09 octubre 2019

Disfrutar de la compañía de un perro equilibrado es un auténtico privilegio y para ello la educación que le proporciones desde cachorro será fundamental en la evolución de su comportamiento. Pero una cosa has de tener en cuenta: cada perro es distinto -por su raza, su edad, estado de salud, etc.-, por lo que la forma de educarlo también lo será. No desesperes si algún ejercicio, norma o práctica común no tiene resultados en el caso de tu amigo peludo. La paciencia será el don que más debas desarrollar a la hora de educar -o reeducar- a tu perro. 

A lo largo de la vida, nuestros compañeros peludos se enfrentarán a muchas situaciones de convivencia, estrés, soledad, cambios de entorno… Por eso, lo mejor es que vayas preparando al tuyo, desde cachorro, para afrontarlas, fomentando siempre su socialización con otros perros y reforzando su comportamiento positivo ante estas vivencias para que aprenda que actuar así es lo que debe hacer. 

Conductas adversas más comunes en un perro

El mal comportamiento es un concepto muy amplio y ambiguo. Hay muchos tipos de “mal comportamiento” y diferentes niveles de gravedad en ellos. Por eso queremos citarte algunos de las conductas adversas más comunes entre los perretes:

  • Salir corriendo detrás de vehículos eléctricos, bicicletas o patines, entre otros. 

  • Saltar sobre las personas. 

  • Hacer destrozos en el mobiliario de casa cuando está solo.

  • No comer bien.

  • Tirar de la correa o morderla.

  • Ladrar a otros perros o personas. 

  • Mostrarse agresivo con las personas. 

  • Ladrar de forma repetitiva y continuada. 

Aunque no existen fórmulas mágicas ni trucos infalibles para corregir el comportamiento de nuestros magníficos compañeros de vida, sí hay ciertos consejos que los profesionales de la educación canina proponen para tratar de apaciguar estas conductas negativas. Te contamos algunos de ellos.

Educa desde cachorro

La llegada del peludo a casa, como un nuevo miembro de la familia, es un momento maravilloso, pero no pierdas de vista tu objetivo principal: enseñar a tu cachorro desde el primer momento. Tu pequeño perrete no sabe aún lo que está bien y lo que está mal, por eso debes crear unas normas en casa y premiar o corregir cada uno de sus comportamientos. Lo más importante es que todos los miembros de la casa sigáis las mismas normas y no que unos permitan los que otros corregís. La constancia será tu mejor arma en su educación.  

Dedícale el tiempo que sea necesario

Algunas de las cosas más importantes para la educación de un cachorro es que aprenda a acudir a la llamada, a sentarse, a recostarse, a estarse quieto, a no morder y a estar rodeado de personas sin que eso suponga un problema. En el caso de un perro adulto, debes pasar mucho tiempo con él, pasearlo y corregir con constancia esos malos hábitos que haya podido adquirir de pequeño. 

Ofrécele estimulación física y mental 

En muchas ocasiones, los problemas de comportamiento de los perros vienen derivados de una escasa actividad diaria tanto física como mental. Si no gasta la energía suficiente durante el día, está aburrido o ambas opciones juntas, tu perro se convertirá en un auténtico kamikaze por el mero hecho de que necesita quemar esa energía. Todos los perros necesitan realizar ejercicio físico, aunque su duración e intensidad dependerán de su raza y edad. También debes estimular a tu peludo con algún tipo de reto que tenga luego su recompensa, en comida, por ejemplo, o rota sus juguetes cada cierto tiempo para que mantenga su interés en ellos y no fije su atención en otras cosas de la casa que pueda morder. 

No trates a tu perro como a un niño

Uno de los errores más frecuentes, especialmente cuando se trata de razas de pequeño tamaño, es relacionarte con tu perro como si fuese un bebé. Su sobreprotección puede ser malinterpretada por tu pequeño y llevarle a desarrollar comportamientos agresivos o posesivos. El respeto y el cariño tiene que estar siempre presente, pero sin olvidar que el perro es un animal y necesita también sentirse libre e independiente. 

Nunca dejes de socializar 

Es importante que tu compañero peludo se acostumbre a estar con otras personas y, sobre todo, con otros perros, por eso nunca debes dejar de enseñarle a ser sociable. Es una buena idea llevar siempre unas golosinas a mano para compensar a tu perro cuando se porte bien, por ejemplo, frente a un desconocido. Este refuerzo positivo de la conducta hará que tome esa conducta como un referente. 

Y recuerda que, ante un problema importante de mal comportamiento en tu perro, lo mejor será que consultes con un adiestrador de cachorros o, en definitiva, un educador canino profesional, ya que puedes estar agravando esa actitud negativa sin querer por no saber escoger el camino correcto.