img-post-mascota-vacunas
08 noviembre 2018

Vacunar a tu mascota es totalmente necesario e imprescindible para cuidar de su salud. Hay infecciones que pueden llegar a ser mortales en los gatos y perros y que con el sencillo gesto de acudir a tu veterinario y tener su calendario de vacunas al día puedes evitar.

Las vacunas obligatorias dependen de cada comunidad autónoma. Por ejemplo, para los perros en Madrid solamente es obligatoria la vacuna de la rabia, aunque recuerda: que no sean obligatorias no quiere decir que no sean importantes.

Cuando adoptas o compras un cachorro, es fundamental que no lo saques a pasear y que limites el contacto con otros perros hasta que tu veterinario considere que está bien protegido por las vacunas que le han sido administradas.

Las vacunas más frecuentes que se les deben poner a los perros comienzan a los 2 meses de vida, cuando se debe vacunar contra el moquillo y parvovirosis. Aproximadamente 3 o 4 semanas después, es conveniente poner la vacuna polivalente canina, que protege contra la hepatitis, la leptospira, el moquillo, la parainfluenza y la parvovirosis. Esta vacuna debe llevar un refuerzo a las 4 semanas.

A las 16-18 semanas de vida, es recomendable poner la vacuna trivalente para moquillo, hepatitis y leptospira. Al mismo tiempo, se debe poner la primera vacuna contra la rabia.

Anualmente se debe vacunar al perro contra la rabia y poner refuerzos de aquellas que esté vacunado.

En el caso de los gatos, la primera vacunación en se debe hacer cuando este deja de tomar leche materna, es decir, aproximadamente a los 3 meses de edad. Antes de ponerle la primera vacuna (trivalente felina) es conveniente realizar una desparasitación tanto interna como externa. Esta vacuna, la trivalente felina, les protege contra contra panleucopenia felina, rinotraqueitis y calcivirosis. Aproximadamente un mes después de esta primera dosis, se debe poner una segunda de refuerzo.

Si tu gato tiene acceso al exterior y contacto con otros gatos, se recomienda vacunarlo también contra la leucemia felina, que también consiste en una primera dosis y otra de refuerzo a las 4 semanas.

A los 4 meses de edad, es conveniente vacunarle también contra la rabia. Aunque esta vacuna no es obligatoria en España, se recomienda para aquellos gatos que salgan al exterior o tengan contacto con otros gatos de los que no conocemos su estado de salud.

A partir del primer año de vida de tu felino, anualmente deberás acudir a tu veterinario para que le ponga una dosis de recuerdo de las vacunas que sean necesarias para él, pues no tienen una duración ilimitada y los efectos protectores de las mismas van disminuyendo con el paso del tiempo.

Es frecuente que las mascotas experimenten algún tipo de reacción después de recibir las vacunas, como malestar, inflamación del lugar donde se le ha puesto la inyección, apatía o incluso un poco de fiebre. Estos síntomas no deben alarmarnos, pues son perfectamente normales. En caso de síntomas más graves, te recomendamos que acudas a tu veterinario para que valore el estado de salud del animal.

Recuerda además que, si vas a ir con tu mascota de viaje al extranjero, deberás consultar en el país de destino las vacunas que sean necesarias para la entrada en el lugar, pues pueden variar de unos países a otros.