d51e8-18-gatos_comiendo-post_688x479
16 octubre 2019

Si ha llegado a tu familia un nuevo miembro felino, ¡enhorabuena!, la felicidad está asegurada. Pero si se trata de un gatito cachorro deberás tener muy presente que durante sus primeros meses de vida la alimentación será clave para que crezca sano. Los principales factores que deben determinar la elección del alimento para tu pequeño serán su edad, estado fisiológico y condición física, su raza y el tipo de vida que haya llevado anteriormente, si es el caso, entre otros.

Si tienes dudas sobre qué comida para gatos debes dar a tu cachorro, te damos 10 claves para su alimentación en función de sus cualidades.

Alimento específico para gatos

Los gatitos siguen conservando su naturaleza predominantemente carnívora y la mayoría mantienen un buen instinto de caza, por eso su aparato digestivo está adaptado a este tipo de alimentación. Por este motivo, es importante que en su dieta alimentaria abunden altas cantidades de proteína animal y que esta sea proporcionada a través de un producto específico para gatos. Cualquier otro tipo de alimento, como la comida humana, puede acarrearle problemas de salud y desequilibrar su dieta. 

Primeras semanas de vida

Un cachorro debe ganar peso cada día para que su crecimiento y desarrollo sean adecuados, especialmente durante sus primeras semanas de vida. Para ello, como ocurre en los humanos, lo mejor es la lecha materna. Si esto no es posible, deberás consultar con un veterinario la mejor opción para sustituir esa falta nutritiva de la leche de la gata madre y nunca ofrecerle leche de vaca ya que no tienen las enzimas digestivas necesarias para poder digerirla.

Cuándo pasar a alimento para gatos adultos

A los 12 meses tu gato deberá pasar del alimento de cachorros al de adulto. El proceso pasa por varias fases: la primera va desde su nacimiento hasta los 2 o 4 meses de vida; la siguiente, va hasta el primer año de vida. A partir de este, el crecimiento del gatito comienza a ralentizarse y es el momento en el que debe adaptarse la alimentación a sus nuevas necesidades para que pueda mantener su peso ideal. 

Cambiar sus hábitos poco a poco

Cualquier cambio de alimento que tengas que hacer a tu pequeño deberá ser un proceso progresivo. Será recomendable que introduzcas el nuevo alimento gradualmente a lo largo de 7 ó 10 días. La idea es ofrecerle la nueva comida a la vez que la antigua e ir reduciendo cada vez más la que quieres retirar de la dieta de tu gato.

Calidad por encima de todo

Es fundamental que el alimento que le des a tu gatito tenga una calidad óptima pues influirá en su desarrollo y crecimiento. Igual de importante será la calidad de las materias primas del producto que su tratamiento y embalaje, pues el cuidado en todo el proceso permitirá que el alimento llegue a tu pequeño en las perfectas condiciones y con los nutrientes intactos. La gama de alimentos para gatos cachorros de Dibaq Petcare pequeños de hasta 12 meses, con ingredientes naturales y que favorecen el metabolismo en gatos en períodos de gestación y lactancia.

¿Raciones concretas o libre disposición de comida?

Es cierto que los gatos suelen administrarse bien la comida -no como los perros, que tienden a comerse todo lo que les dejes sin reparto. Puedes dejar a tu pequeño la libre elección de cuándo y cuánto comer de su cuenco, si el veterinario no indica lo contrario, pero existe el riesgo de que este tienda al sobrepeso. Por este motivo, es recomendable respetar las raciones recomendadas para cada día y no rellenar su comedero una y otra vez si ha acabado la ración, pues tu felino sabrá administrársela a lo largo del día e irá comiendo poco a poco.

Estado fisiológico de tu felino

Tu gatito pasará por diferentes estados fisiológicos, como la gestación y la lactancia, pero también puede sufrir otros como la esterilización. Los gatos esterilizados tienden a engordar con facilidad debido a la intervención en su metabolismo, por lo que debes cambiar sus hábitos alimenticios para combatir el sobrepeso.

Beber el agua suficiente

Que tu gatito beba el agua suficiente cada día será un aspecto fundamental para que su alimentación sea completa. Los cachorros pueden deshidratarse con más facilidad que los gatos adultos, por lo que debes tener siempre un cuenco de agua limpia y fresca a su disposición.

Mantén limpio su comedero

Parece algo obvio, pero a veces rellenamos una y otra vez el comedero dejando pequeños restos de comida de un día para otro que pueden generar bacterias, especialmente los alimentos húmedos, y causar a tu pequeñín algún problema digestivo. 

¿Suplementos alimenticios? No, gracias

Un gato que esté sano, gracias a una alimentación equilibrada y de calidad, no necesitará aderezar su comida con ningún tipo de suplementos. Todo lo que sea añadir vitaminas o nutrientes a su alimentación puede provocar un desequilibrio en su dieta normal, así que solamente acude a estos “extras” si son recomendados por tu veterinario.

Desde Dibaq Petcare le damos la bienvenida a tu pequeño y recuerda que un gato bien alimentado será ¡un gato feliz!