05-perro_mudar_pelo_otoño-POST_688x479
26 diciembre 2019

¡Ay!, el frío invierno… Los días cortos, las temperaturas gélidas, la lluvia, el viento, la nieve… La extrema climatología de esta parte del año también la sufren tus pequeños peludos. Pero eso queremos ayudarte a combatir el frío de tu mascota y evitar que pueda contraer enfermedades si no se tienen en cuenta ciertos cuidados para protegerla, especialmente si se encuentra en sus primeros años de vida o si tiene ya una edad avanzada. Estos serán los peludos son las más susceptibles a las bajas temperaturas.

Te contamos algunos trucos para ayudar a tu pequeño peludo a combatir el frío en invierno.

Aprovecha las horas de sol

El sol será ese preciado bien natural que tanto valoraréis tu peludo y tú durante los largos meses de invierno. Por eso debes aprovechar al máximo las horas de luz para salir con tu perro a pasear o hacer ejercicio, cuando las temperaturas no sean tan bajas como para suponer alguna amenaza para tu compañero.

En casa, tanto los perros como los gatos buscarán los rincones de sol para acurrucarse a descansar bien calentitos. Por eso te recomendamos aprovechar ese calor natural dejando las persianas subidas en los puntos de la casa en los que entre el astro rey. También puedes ubicar en estas zonas la camita o zona de descanso de tus peludos para que estén lo más cómodos posible.

Cuida con mimo su pelaje

Recuerda que el pelo de tu mascota es su principal arma natural contra el frío. Por eso, ¡olvida las tijeras en invierno! No debes rapar o cortar su pelaje durante los meses más fríos del año para que actúe como el protector térmico que es. También debes cepillar regularmente a tu compañero de cuatro patas para que su pelaje esté sano y sin nudos o enredos y que su efecto aislante sea lo más eficiente posible.

Seca bien a tu peludo si se moja

Después de dar un baño a tu compi de cuatro patas debes secar bien su pelaje, especialmente si se trata de un perro o gato de pelo largo y abundante. No dejes que salga a la calle en invierno con el pelo aún húmedo para evitar que se resfríe debido a las bajas temperaturas del exterior. Por eso puedes ayudarte de toallas y de un secador para quitar toda la humedad. Recuerda que el aire de este debe estar a una potencia y temperatura suaves para que tu peludo no sienta demasiado calor.

Utiliza algo de ropa para días muy fríos

En días de mucho frío abriga a tu peludo antes de salir a pasear, especialmente si es muy sensible a las bajas temperaturas, si es un cachorro o si está en una edad avanzada. Recuerda que hay perros y gatos más preparados para el frío, con gruesas capas de pelaje, pero si tu amigo carece de pelo o lo tiene muy corto y fino será más vulnerable al frío y los cambios de temperatura, por lo que puede necesitar algo de abrigo a lo largo de todo el invierno.

Protege sus patitas

Las almohadillas que tu perro o gato tiene en la base de sus patitas estarán en contacto directo con superficies muy frías e incluso heladas durante los meses de invierno. Una de las mayores amenazas para sus patas es la sal utilizada para derretir la nieve o el hielo, además de otros anticongelantes químicos que pueden producirles quemaduras. Por ese motivo es importante que cuides esta delicada parte de tu mascota y que la seques bien cuando llegue a casa. Puedes usar geles o ceras, que se extienden sobre sus almohadillas, y protegen y aíslan las patitas de tu amigo; o, si vais a caminar sobre la nieve, tienes la opción de colocar a tu perro unas botas especiales para ellos, que les protegen en superficies tan frías.

Cuida su alimentación

En invierno has de tener en cuenta que tu mascota gastará más energía en combatir el frío y mantener su calor corporal. Que coma de forma normal y regular -los alimentos Dibaq Petcare para perros y gatos cuidan con mimo la nutrición de tus peludos y se adaptan a las necesidades de cada uno de ellos según su raza y edad- será básico para que pueda conservar la energía y el calor necesarios durante estos meses, pero si estás pensando en cambiar la alimentación de tu perro o gato debes tener en cuenta que no necesitará un aporte extra de nutrientes durante estos meses del año si vive dentro de casa. Un aumento de la comida solo será necesario si tu mascota pasa mucho tiempo en el exterior o si realiza más actividad física. En cualquier caso, será el veterinario quien te oriente al respecto.

Mantén calentitos a tus peludos en casa

Seguramente, en invierno, la mayor parte del tiempo tu mascota estará en casa, por eso debes acomodarle una zona de descanso óptima, en un lugar aislado y bien protegido del frío. Pon siempre una o dos mantas alcanzables para tu peludo para que las use o no según sus necesidades y temperatura corporal. También puedes introducir una bolsa de agua caliente en la camita de tu amigo, pero siempre controlando que no esté muy caliente ya que un exceso de calor tampoco será bueno para el animal.

¿Cómo saber si tu mascota tiene frío?

Ante las bajas temperaturas del invierno debes estar atento a las señales físicas que te tu compañero de aventuras. No te será difícil identificar si tu perro o tu gato tiene frío, pues mostrará síntomas como temblores y tiritona, rigidez o entumecimiento de algunas partes del cuerpo, somnolencia, respiración lento o sequedad y escamación de la piel.

Si percibes alguno de estos síntomas actúa con rapidez y trata de devolver el calor a tu peludo a través del contacto con tu cuerpo o utilizando mantas o algún tipo de fuente de calor externa, como un radiador.

¿Tu peludo y tú ya estáis preparados para el invierno? Coged vuestras mantitas y ¡a daros calor! Y tranquilos, cuando menos lo esperéis, la primavera estará asomando otra vez por la esquina.