9926d-19-gato_halloween-post_688x479
30 octubre 2019

¿Truco o trato? Seguro que te suena esta expresión, utilizada una y otra vez durante el día más terrorífico del año. Sí, ¡ya es Halloween! Esta popular fiesta que, aunque de origen celta tiene su máxima celebración en Estados Unidos, ya se ha extendido por todo el mundo y cada vez tiene más arraigo en nuestro país. Es un día para disfrazarse, disfrutar con los niños, comer alguna que otra chuchería y aprovechar para hacer una divertida fiesta casera, pero, ¿tú celebras este día con tu mascota? Te damos algunos consejos sobre qué hacer y qué no con tu pequeños peludos para celebrar esta “aterradora” y divertida fiesta que recorre el mundo entero cada 31 de octubre.

Disfraces para tu mascota: diversión con respeto

Ya sabemos que los disfraces para perros, gatos o, en general, para mascotas pueden ser muy divertidos, “cuquis” o conmovedores, pero si estás pensando en comprar uno recuerda que debes pensar siempre en la comodidad y bienestar de tu amigo de cuatro patas. Ten presente en todo momento el estado de ánimo de tu compañero peludo, observa si se encuentra cómodo con el disfraz, si puede moverse libremente o si trata o no de deshacerse de alguno de sus elementos, ya que puede ser una señal clara de que no está cómodo con ese traje o de que algo le roza o hace daño. 

Utiliza prendas holgadas y seguras

Lo primero que debes valorar es si tu mascota está acostumbrada a llevar algún tipo de prenda o accesorio y si le suele provocar molestias. Si no es así y decides ponerle algún tipo de atrezo, opta por prendas holgadas que no le aprieten, especialmente en zonas delicadas como el cuello, ya que podría asfixiarle, y hará que se sienta más libre y cómoda en sus movimientos. También deberás tener en cuenta el material de las prendas y elementos que pongas a tu amigo peludo: evita disfrazarle con elementos hechos de lana ya que pueden darle demasiado calor o soltar pelusas que se le pueden meter en los ojos y la nariz. 

¡Deshazte de los elementos no seguros!

La fiesta de Halloween y sus complementos no están hechos para todos. Evita colocar a tu perro o a tu gato máscaras, sombreros, collares ajustados o cualquier elemento que le pueda asustar, que cuelgue o sobresalga o que haga ruido. Tampoco son recomendados los objetos pequeños, como botones o pedrería, ya que podría engancharse con ellos o tragárselos fácilmente, suponiendo un auténtico peligro para tus peludos. 

Evita que tu mascota pase mucho tiempo “vestida”

Cualquier elemento con el que “vistas” a tu mascota será algo antinatural para ella, así que haz que pase el menor tiempo posible con este tipo de complementos. Si vas a ir a una fiesta de Halloween o si se va a celebrar en tu propia casa, espera al último momento para disfrazar a tu peludo y quítale todos los añadidos lo antes posible para que vuelva a sentirse pronto en su hábitat natural y tranquilo. 

Cuidado con la decoración 

Tampoco debes olvidarte de los elementos externos a tu amigo de cuatro patas, como puede ser todo lo relacionado con la decoración de la sala en la que paséis la fiesta de Halloween. Es muy típico de esta celebración encender velas para crear un ambiente de misterio, pero, ¡ojo!, estas pueden ser realmente peligrosas si estás acompañado de un animal. No solo podría quemarse sino que podría producir un incendio si golpea la vela con las patas o la cola en cualquier momento. Por eso es mejor que sustituyas estos objetos por otro tipo de luces o bombillas más seguras para ellos.

Dulces y caramelos de Halloween, ¡siempre atento!

No hay nada más típico de Halloween, especialmente si lo vives con niños, que hacer el “¿truco o trato?” Para ello te abastecerás de un montón de dulces, caramelos y chocolates, pero ten cuidado porque tus peludos podrían comerse estas golosinas o atragantarse con sus envoltorios. No las dejes a su alcance para evitar que sufran cualquier problema digestivo. Procura darle de comer antes -puedes tener a punto un cuenco con cualquiera de nuestras variedades de comida para perros y gatos Dibaq Petcare– y ya luego sacar todas las “chuches” para que tu peludo esté más saciado y se sienta menos atraído por toda la comida humana que pueda olisquear a su alrededor. 

Disfrutad juntos de la fiesta

Seguro que vas a celebrar Halloween rodeado de familiares y amigos. Como tus compañeros peludos te acompañarán a todas partes, disfrutad juntos sin olvidar que ellos son mucho más sensibles que tú a los ruidos y al barullo de la gente. Si, por ejemplo, tienes un perro, puede que se asuste al ver los disfraces de otras personas, con los gritos de los niños o con el sonido de timbres o petardos. Lo mejor será que busques un espacio tranquilo y sin sobresaltos dentro de cualquier fiesta o evento al que acudáis juntos durante esta “terrorífica” fiesta popular. 

¡Y a disfrutar! Feliz Halloween.