diblog sol
27 junio 2021

¿Eres de los que utilizan protección solar para tu perro o gato o de los que no? Sea cual se la respuesta, has de saber que, pese a su pelaje, ellos también pueden sufrir problemas en su piel debido a la exposición solar. Por eso, especialmente durante el verano, cuando los rayos del sol son mucho más intensos y pasas más tiempo al aire libre con tus mascotas, deberás tomar ciertas precauciones para proteger su piel. Te contamos algunas de las claves que debes tener en cuenta a la hora de utilizar protectores solares para tu perro o gato y evitar problemas dermatológicos.

El pelo, protector natural

El pelaje perruno y gatuno no solo les ahuyenta del frío en invierno sino que también es un fantástico protector solar natural. Por eso, antes de rapar a tu mascota en verano pensando que va a estar “más fresquita”, deberás tener en cuenta que eso hará que su piel esté más expuesta a los rayos del sol y pueda sufrir quemaduras más fácilmente.

Sin embargo, hay ciertas zonas de su cuerpo que necesitan una protección extra por carecer de esa barrera de defensa que es el pelaje, como son el hocico, la punta de la nariz, la punta de las orejas, el vientre o las zonas internas de las patas. Aplicar protección solar a tu mascota en estas partes de su cuerpo será un valor seguro para evitar lesiones dermatológicas o problemas más serios, como el cáncer de piel.

Las razas que más cuidado necesitan

Determinadas razas de perro y gato son más delicadas y vulnerables a los rayos uva y uvb del sol, por lo que los cuidados para ellos serán más necesarios. Las razas de perros que son más propensas a sufrir quemaduras en su piel son los dálmata, los pitbulls, boxers, whippets, los staffordshire bull terriers y, por supuesto, aquellos que sean albinos. Por lo general, los perros de pelo corto y suave y de color blanco o claro y de piel clara o rosácea son más delicados en cuanto a las afecciones de la piel, frente a los de pelaje oscuro y pelo largo, que son menos vulnerables a la exposición solar.

Lo mismo ocurre en el caso de los gatos, por lo que las razas con menos pelaje, más fino o de color blanco serán las que más protección necesiten, como el angora, el ragdoll o el sphynx, que carece de pelo.

Qué productos utilizar

Hoy en día el mercado ofrece multitud de productos específicos para proteger a tu compañero peludo de los rayos del sol, con diferentes factores y texturas. Podrás encontrarlos en formato de crema, en gel o aerosol, todo dependerá de tu gusto. Pero ten siempre en cuenta que lo más adecuado será utilizar un factor de protección solar igual o superior a 30 spf, que sea hipoalergénico y que no contenga fragancias ni colorantes artificiales. Fíjate también en que entre los ingredientes de la loción no se encuentre el óxido de zinc, el octyl salicylate y el paraaminobenzoico (PABA), ya que son nocivos para los animales.

Si no cuentas con cremas solares especiales para tus mascotas, no debes utilizar los protectores para humanos, pues el pH de sus pieles es diferente y la composición de las lociones no es la misma. En caso de tener una emergencia y no poder acudir a una tienda de animales, la mejor alternativa será aplicar crema solar para bebés, ya con son más delicadas con la piel y no contienen colorantes ni aromas artificiales, pero deberás comprobar siempre que no contenga ninguno de los ingredientes tóxicos para los animales citados anteriormente.

Cómo aplicar la protección

  • Aplica la loción o el spray con un suave masaje en las zonas más vulnerables de tu mascota, como las nombradas anteriormente.
  • En el caso de que tu perro o gato carezca de pelo aplica el producto en todo su cuerpo.
  • Lee siempre las instrucciones de uso del producto antes de su aplicación.
  • Evita que se lama la zona en la que se ha puesto la loción en los minutos posteriores a su aplicación para favorecer su absorción.
  • Si descubres una quemadura o mancha extraña en la piel de tu peludo no dudes en consultar con tu veterinario.