img-post-como-cuidar-el-pelo-de-nuestro-gato
19 julio 2018

Si hay algo que tienen nuestros amigos felinos es pelo. Se estima que, de media, un gato posee más de 20000 pelos por cada centímetro cuadrado de piel. Por eso, hoy en nuestro blog os vamos a dar una serie de trucos y consejos para que el pelaje de nuestro gato se encuentre siempre en perfectas condiciones.

 

  • En primer lugar, debemos cuidar mucho la alimentación. Desde Dibaq Mascotas te recomendamos nuestra gama de piensos Fitmin Purity, que favorece la salud del pelo de nuestra mascota; dentro de esta gama, está especialmente indicado para gatos que viven en el interior de los hogares el pienso Fitmin Purity Indoor, que contiene un 69% de proteínas de origen animal.
  • Cepilla a tu gato frecuentemente. Es importante que se acostumbre a los cepillados desde pequeño. El cepillado es fundamental para evitar la acumulación de pelos muertos que pueden tragarse. Recordemos que el gato es un animal que se asea a diario con su lengua y si traga muchos se formarán bolas de pelo en su estómago. El cepillado debe ser suave y placentero y se debe evitar hacerlo a contrapelo.
  • Utiliza cepillos especiales dependiendo de la raza de tu gato y de la longitud de su pelo. Tu profesional veterinario podrá orientarte en cuanto a la elección de los cepillos, peines o púas que mejor le vayan a tu gato.
  • Permanece muy atento a los nudos que se puedan formar en el pelaje de tu gato; si no los retiras adecuadamente, puede llegar a hacerse heridas al intentar quitárselos en el aseo con la lengua.
  • ¿Es recomendable bañar a los gatos? Pues depende. Si tu gato sale a la calle, se ensucia mucho o no se asea adecuadamente (por ejemplo, por salud o edad), deberías bañarlo una vez al mes. Para ello, utiliza siempre productos especiales para ellos y retira concienzudamente los restos de champú.
  • Otra opción para retirar restos de suciedad ocasionales en el pelaje del gato es el uso de toallitas de bebé muy suaves, pero esto solamente debe ser un remedio esporádico.

Si observas un cambio en el brillo del pelaje o una caída que no responde a ninguna causa aparente, te recomendamos que consultes con tu veterinario de confianza.