b3786-04-perro_corte_pelo_calor-post_688x479
13 noviembre 2019

Los perros, al igual que les ocurre a los humanos, también pueden sufrir diabetes. Esta enfermedad provoca la incapacidad de tu peludo de producir o usar, de forma total o parcial, la insulina: una hormona que produce el páncreas y que permite a las células tomar la glucosa presente en la sangre y usarla para el buen funcionamiento del organismo. De esta forma, si tu perro padece diabetes canina no tendrá la capacidad de aprovechar el azúcar de los alimentos, algo esencial para el buen funcionamiento de todos sus órganos.

Aprovechando que el 14 de noviembre es el Día Mundial de la Diabetes, queremos arrojarte un poco de luz esta enfermedad para que conozcas sus síntomas, peligros y sus factores de riesgo.

¿Qué le ocurre a tu perro cuando tiene diabetes?

La diabetes es una enfermedad que afecta a los niveles de glucosa que tienen tanto los seres humanos como los animales y que supone una de sus principales fuentes de energía. La glucosa se obtiene a través de los alimentos y las reservas que guarda nuestro cuerpo. Por eso, si tu perro padece diabetes canina significará que tiene un nivel de glucosa en sangre demasiado alto -hiperglucemia- o demasiado bajo -hipoglucemia-, ya sea porque su cuerpo no produce la suficiente insulina -diabetes tipo 1- o porque las células de su cuerpo no la utilizan de forma correcta -diabetes tipo 2-.

En la mayoría de los casos, se trata de una enfermedad crónica y su desarrollo provocará un trastorno importante del metabolismo de tu perro, por lo que estar atento a sus síntomas y hacer un seguimiento minucioso será imprescindible para hacer un diagnóstico correcto y evitar cualquier complicación futura. 

Qué síntomas tiene la diabetes en perros

  • Producción excesiva de orina: si notas que tu compañero peludo tiene más ganas de orinar de lo normal podría ser una de las señales de alerta de que padece diabetes canina. Cuando un perro tiene un nivel de azúcar en sangre más alto de lo normal tendrá que eliminar este exceso por el riñón y lo hará junto a grandes cantidades de agua.  
  • Aumento de la sed e ingesta de agua: tu perrete sentirá mucha más sed de lo normal y esto vendrá derivado de la necesidad anterior de eliminar la glucosa a través de la orina, con la consiguiente pérdida de agua.
  • Aumento del apetito: el reparto de energía en el cuerpo de tu peludo no se hará de forma correcta, de manera que este tendrá cada vez más hambre. La glucosa de la sangre no llega de la forma adecuada a las células, por lo que tu perro sufrirá una carencia de energía que se traducirá en una necesidad mayor de ingerir alimentos.
  • Reducción de peso: igual que en el caso anterior, la mala gestión de la glucosa en la sangre puede conllevar a una pérdida de peso debido a que el cuerpo de tu amigo tratará de conseguir los recursos energéticos que le faltan a partir de su propio organismo. 
  • Otros síntomas: si tu perro sufre otras alteraciones como pueden ser cambios en su comportamiento, contracciones musculares, ansiedad, estreñimiento, vómitos, diarrea, infección de orina o inflamaciones en partes del cuerpo como la cabeza o el cuello, no dudes en acudir a tu veterinario de confianza ya que pueden ser también síntomas de una diabetes canina.  

Detecta a tiempo la enfermedad y evita complicaciones

La diabetes en perros, si no se identifica y trata a tiempo, puede tener consecuencias graves, ya que comenzaría a fallar el funcionamiento de órganos básicos, provocando, por ejemplo, la pérdida de visión -con cataratas o ceguera-; un mal funcionamiento de los riñones -con infecciones de orina e insuficiencia renal-; o deshidratación, desmayos y vómitos, que podrían terminar provocando una caída en coma. 

Factores de riesgo de tu perro para ser diabético

Te preguntarás cuáles son los factores de riesgo más comunes en los perros. Aunque puede afectar a canes de cualquier edad, raza o sexo, algunos de los principales causas responsables de la aparición de esta enfermedad son las siguientes:

  • Sobrepeso: los perros con obesidad o exceso de peso tienen un riesgo muchísimo más elevado de padecer diabetes a lo largo de su vida. Por eso será básico que cuides su alimentación con piensos elaborados con productos naturales y frescos y cuya composición aporte una receta completa y equilibrada para tu perro, como las gamas de alimentos para perros que te ofrece Dibaq Petcare
  • Edad: los perros más propensos a padecer diabetes son mayores de 7 u 8 años, por lo que se trata de una enfermedad que se da mucho más en perros mayores y de mediana edad.
  • Raza: respecto a las razas no hay unas conclusiones muy claras. Aunque parece ser que la genética está implicada de forma directa en su padecimiento, diversos estudios fijan algunas razas como más propensas a padecer esta enfermedad, como pueden ser los samoyedo, pinschers, chow chow, beagle o schnauzer, entre otras.
  • Sexo: otro factor a tener en cuenta es el sexto de tu amigo peludo. Parece que los casos de diabetes canina se dan con mayor número en hembras que machos, especialmente cuando se encuentran en edades avanzadas.

Las pruebas clínicas y el seguimiento, tus aliados

Si resulta que tu amigo peludo sufre de diabetes canina debes saber que su esperanza de vida y su día a día puede ser igual que la de cualquier otro perro sano siempre que siga los cuidados adecuados. Pero, ¡atento! Los primeros seis meses de tratamiento serán claves, ya que comienza la terapia con insulina y se regularán los niveles de glucosa.

Ambos deberéis acostumbraros a vuestra nueva vida ya que el tratamiento para un perro diabético será crónico. Pero con el seguimiento y cuidado adecuados no notaréis la diferencia. La insulinoterapia, una dieta sana, el control de su peso y el ejercicio serán fundamentales para que la enfermedad de tu perrete esté controlada y no sufra casos de niveles extremos de azúcar en la sangre.

Ponte en contacto con nosotros para que te recomendemos los alimentos más adecuados si tu perrete sufre del algún tipo de sensibilidad alimenticia.

¡Y a seguir disfrutando juntos!