68805-perro-mujer-abrazo-post
30 enero 2019

¿Cuántas veces has deseado hablar el mismo idioma que tu mascota? La comunicación entre animales y humanos a veces es realmente complicada… y si tu compañero de piso de cuatro patas acaba de llegar, todavía más. ¡No desesperes! Te dejamos varios consejos que te ayudarán a conocer más a tu mascota para conseguir una buena convivencia. ¡Sigue leyendo!

Escucha sus sonidos

Los sonidos son la forma de comunicación más común en muchas mascotas, y la más evidente y fácil de identificar por ser sonora y muy distinguible. Los ladridos y maullidos son, en muchas ocasiones, las primeras señales que debes tener en cuenta para evitar conflictos y entender qué quiere decir tu perro o gato.

Un ladrido, por ejemplo, puede ser una llamada de atención o la forma de expresar ansiedad, frustración, dolor o ganas de jugar. Te recomendamos prestar mucha atención a los sonidos de tu amigo peludo para acostumbrarte a ellos e ir captando sus ruidos más personales. ¡Con el tiempo conseguirás diferenciar cada nota!

Observa su lenguaje corporal

Tanto los perros como los gatos tienen un lenguaje corporal peculiar que les permite comunicar a sus amos su estado emocional y sus intenciones. Por ello la segunda regla para entender a tu mascota es observar su cuerpo y estar atento a todas sus reacciones físicas. La razón es simple: leer los gestos que un animal realiza con su cola, espalda o extremidades puede brindarte información muy útil.

Por ejemplo, si tu perro mantiene el lomo alto y la cola hacia arriba, te estará comunicando que se siente a gusto, confiado y tranquilo contigo… pero si se agacha, se esconde o mete el rabo entre las patas traseras está mostrando su miedo. ¡Tenlo en cuenta!

Mira su expresión facial

Los ojos, las orejas y la boca de un animal son capaces de expresar mucha información a los humanos. Una investigación de la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) afirmó, de hecho, que los perros (al igual que otros animales) son capaces de cambiar su expresión facial en un intento de comunicarse con las personas.

Te dejamos un ejemplo: muchos perritos usan una expresión conocida como “ojos de cachorro”, en la que abren mucho sus ojos y suben las cejas (queriendo dar pena a su dueño para conseguir comida o un paseo por el parque). Y los gatos no se quedan atrás: si tu felino te mira fijamente a los ojos y no desvía la mirada, te está desafiando… y si entorna sus ojos te está demostrando cariño y confianza. ¡Debes estar muy atento a estos y otros gestos para conocer cómo se encuentra tu animal y qué puedes esperar de él!

Si aún tienes dudas, no te preocupes. ¡Tenemos una buena noticia para ti! Existen algunos diccionarios perrunos y gatunos publicados que te pueden ayudar a traducir el vocabulario de perros y mininos… e interpretar los sentimientos, las preocupaciones y el estado de ánimo de sus mascotas.

Algunos ejemplos son “El lenguaje de los perros: las señales de calma” o “Mini diccionario español/gato gato/español: 160 palabras para aprender a hablar gato con fluidez”. ¡Busca por Internet y apunta para tu siguiente carta a los Reyes Magos!