img-post-gato-anciana
02 noviembre 2018

Cada vez vivimos más años: es un hecho. Y cada vez, por desgracia, más personas mayores viven en soledad. Los ritmos de vida de hoy en día, los horarios laborales y el hecho de que muchas familias hayan tenido que irse a vivir a las grandes ciudades hace que muchos de nuestros mayores pasen el día solos.

En estos casos, tener un gato como animal de compañía mejora sustancialmente la vida de nuestros mayores. En general, cualquier mascota puede alegrar la vida de nuestros abuelos, pero desde Dibaq Petcare pensamos que un gato es la más adecuada. ¿Quieres saber por qué?

  • Un gato hace compañía, es un ser vivo que puede dar mucho cariño. Al contrario de la leyenda urbana que dice que los gatos son ariscos, a la mayoría les encanta sentarse en el regazo de las personas mientras son acariciados.
  • Son independientes, es decir, no necesitan salir a la calle cada día y los cuidados que requieren son fácilmente asumibles por personas mayores (aseo, limpieza, comida).
  • Al contrario que los perros, no necesitan grandes paseos ni un ejercicio físico en el que las personas intervengan de manera activa. Muchos de los juguetes que más les gustan a los gatos son una cuerda atada a un juguete que el anciano puede manejar perfectamente desde su sillón favorito.
  • En caso de decidiros por un gato, es conveniente que el gato sea adulto. Un cachorro puede generar más estrés que beneficios.
  • En caso de ser necesario, un gato puede quedarse solo en casa varios días, con la sencilla condición de que alguien pase a ponerle alimento y agua y limpiarle su caja de deposiciones.
  • Está demostrado que las personas mayores que conviven con una mascota viven más, acuden menos al médico y tienen menos probabilidades de sentirse tristes o apáticos. Al atender las necesidades del animal, tienden a darle menos importancia a los achaques propios de la edad.

En definitiva, los gatos pueden convertirse en unos buenos aliados para las personas mayores.