img-post-importancia-mimos-mascotas
07 septiembre 2018

Todos los que tenemos una mascota en casa solemos darles mimos porque nos sale de dentro, forman parte de nuestra familia y sentimos por ellos un cariño difícilmente comprensible por las personas que no son amantes de los animales.

En primer lugar, debemos aclarar que con mimos no nos referimos solamente a caricias y palabras bonitas, sino en todo aquello que beneficia a la salud tanto física como psicológica de nuestro animal. Por ejemplo, mimar también es jugar con ellos, proporcionarles la mejor comida para mascotas, ocuparnos de su aseo y de sus revisiones veterinarias, etc.

Las mascotas necesitan que su aseo y limpieza sea una responsabilidad nuestra, de los dueños. Un cepillado a diario y un baño cuando sea necesario es fundamental para mantener la salud en la piel y el pelaje de nuestro perro o gato.

Debemos dedicar un rato diariamente a jugar con nuestra mascota. Ya sea en el interior de nuestro hogar con los gatos o dando paseos y jugando al aire libre con nuestros perros, ellos necesitan esa interacción con nosotros para ser felices.

Cuando hagan algo bien, o simplemente cuando estén tranquilos o relajados, dales una sesión de caricias. El contacto con nosotros les hace sentirse parte de la manada, seguros y protegidos.

Conoce su lenguaje corporal. Es importante que conozcas a tu mascota y sepas interpretar si está contenta, relajada, estresada o tiene miedo. Si conocemos sus emociones, nos será mucho más sencillo poder reaccionar a ellas de una manera adecuada. Sobre todo, aprovecha para aprender su lenguaje a la hora de alimentarse, puede indicarte si estás, o no,  eligiendo la mejor comida para tu perro o gato.

Cuida tu tono de voz. Los animales son muy sensibles a los gritos, las discusiones y demás. Procura mantener siempre un tono tranquilo y enfatiza tu alegría cuando haga algo que te guste.

Establece rutinas. Las rutinas fomentan la seguridad en perros y gatos. Darle siempre de comer a la misma hora o tener una hora aproximada de juegos o paseos les dará la tranquilidad de que su dueño está pendiente de ellos y los cuida.

Crea su espacio. Es importante que tanto el perro como el gato tengan un lugar propio donde retirarse a descansar cuando consideren oportuno. Invertir en una cama cómoda y mullida es una muy buena opción.