img-post-malta-gatos
18 mayo 2018

Un problema bastante común al que nos enfrentamos todos aquellos que tenemos uno o más gatos en casa son las temidas bolas de pelo en el estómago de nuestros mininos. Esto puede provocarles un intenso malestar, además de problemas intestinales y por eso muchos dueños de gatos optan por darles malta para evitar estos inconvenientes. Sabemos que los gatos son unos animales muy aseados y al lamerse las patas y el resto del cuerpo, es posible que estén ingiriendo pelos.

La lengua de los gatos tiene una especie de puntas, con las que ellos mismos se eliminan los pelos muertos, llamadas “papilas filiformes cornificadas”. Esto hace que, al lamerse, arrastren esos pelos hasta su esófago, llegando al estómago o intestino. Seguro que has visto a tu gato “vomitar” bolas de pelo alguna vez y esta es la razón.

La malta es una pasta que, debido a sus componentes, hace que estas bolas de pelo que van tragando salgan de manera fácil por el conducto intestinal, debido a sus propiedades laxantes. Es conveniente que, si tienes un gato de pelo corto, le ofrezcas malta unas dos veces por semana (el equivalente a una cucharadita de café), pero esto tendrá que ser incrementado en gatos de pelo largo.

En ocasiones, a los gatos no les gusta el sabor de la malta y la rechazan. Si este es tu caso, deberás ir probando varias marcas y formatos (los hay hasta en forma de golosina) hasta que des con la que sea del agrado del gato. Una manera mucho más sencilla de proporcionarles malta es darles alimento que ya la contenga, como por ejemplo DNM COAT & HAIRBALL, que es un alimento especialmente indicado para prevenir la aparición de bolas de pelo en el intestino de nuestro gato.

Además de darle la malta o el alimento para prevenir las bolas de pelo, no podemos olvidar que un buen cepillado diario elimina muchos de los pelos muertos, de manera que nuestro gato no los tragará al “acicalarse”.