img-post-como-cuidar-el-pelo-de-nuestro-perro-1
06 abril 2018

Mantener en buenas condiciones la salud bucal de tu perro es un plus para su salud en general. La etóloga Alexandra Horowitz, autora de éxitos como “En la mente de un perro” afirma que la salud dental de un perro está directamente relacionada con su longevidad y que aquellos perros que más y mejor viven son aquellos que tienen dueños que se han preocupado de su salud dental.

Para mantener limpia y sana la boca de tu peludo, es necesario que desde cachorro le inculques el hábito de la limpieza dental. Para ello, cepíllale los dientes de manera habitual. Si le acostumbras desde pequeño, será mucho más sencillo este hábito. Recuerda utilizar un cepillo de dientes y una pasta especial para él: tu veterinario de confianza podrá asesorarte en ese sentido. Es importante que después del cepillado refuerces positivamente la actitud de tu perro, dándole algún premio o juguete, para que lo asocie a algo bueno.

En el mercado encontrarás también productos en forma de golosina que están especialmente indicados para eliminar el sarro y la placa bacteriana. De este modo además refuerzas el hábito de morder y masticar que le ayuda a mantener una boca sana y fuerte y a eliminar excesos de suciedad que pudieran estar entre sus dientes y encías.

Si tu perro tiene la dentadura sensible, es fundamental que el alimento que le proporciones sea el adecuado. Nosotros te recomendamos Fitmin Dog Solution Soft & Juicy, que ayuda a la salud bucal de tu perro mediante una combinación única de proteínas, algas y ácidos grasos omega 3 y 6.

Es muy importante que una vez al año el veterinario revise la boca de tu perro, pues en muchas ocasiones se requiere una limpieza profesional que se realiza en la clínica y con anestesia. Este proceso es muy similar al de la limpieza dental en humanos y está indicado para eliminar el exceso de placa y sarro que se haya ido acumulando en las encías. Si en cualquier momento detectas cambios en la boca de tu perro como la aparición de mal aliento, sarro o quistes, es importante que contactes de inmediato con un veterinario para que valore el tratamiento más adecuado a seguir.

En definitiva, manteniendo unos sencillos hábitos, ayudaremos a nuestro perro a tener la boca sana, limpia y a que sea un perro feliz.