img-post-mascotas-y-calor
23 marzo 2018

Ha llegado el verano y junto con él, las altas temperaturas en muchos lugares de España. Este aumento de las temperaturas no nos afecta solo a los humanos, sino que nuestras mascotas también lo sufren y por eso hoy desde Dibaq queremos daros unos consejos para que vuestros perros y gatos no sufran las consecuencias del calor.

En primer lugar, tanto para su comodidad como para la tuya propia, intenta mantener la vivienda lo más fresca posible, bien con aparatos de aire acondicionado, ventiladores o con unas sencillas recomendaciones como ventilar por la noche o a primera hora de la mañana y mantener persianas bajadas y cortinas echadas en las horas en las que el sol incida directamente en las ventanas. En el mercado puedes encontrar una especie de alfombrillas refrescantes, donde tus mascotas pueden tumbarse y sentir el frescor.

Es esencial que nuestra mascota tenga siempre a su disposición un cuenco con agua fresca y limpia, en verano podemos cambiarlo más a menudo de lo habitual, sobre todo si notamos que el agua se calienta. Si vives en una zona donde las temperaturas sean muy altas, puedes echarle unos cubitos de hielo en el agua.

Para mantener a nuestra mascota hidratada, también podemos alternar la comida seca y comida húmeda, que les ayudará a estar más hidratados.

A la hora de salir a la calle a pasear, intenta hacerlo en las horas más frescas (primera de la mañana o ya anocheciendo) y que los paseos al mediodía sean más cortos de lo habitual. No es nada recomendable que haga ejercicio en las horas de más calor. Así mismo, los gatos que tengan acceso al exterior de la vivienda deben salir solamente en las horas de más fresco.

Debes tener en cuenta que el asfalto recalentado a mediodía puede dañar las almohadillas de tu perro, por lo que debéis caminar a la sombra y a ser posible, en zonas donde haya césped. Para saber si debes pasear, existe la regla de los 5 segundos: si no eres capaz de mantener el reverso de tu mano más de 5 segundos en el suelo, no saques a tu perro a pasear.

Por supuesto, no dejes a tu mascota dentro del coche estacionado: la temperatura puede aumentar peligrosamente, incluso está aparcado a la sombra.