img-post-que-hago-si-mi-perro-tiene-diarrea
10 agosto 2018

A casi todos los que tenemos un perro nos ha pasado. De repente el pobre no puede más y hace sus necesidades donde no debe y además tiene diarrea ¿Qué debemos hacer en estos casos?

 

A casi todos los que tenemos un perro nos ha pasado. De repente el pobre no puede más y hace sus necesidades donde no debe y además tiene diarrea ¿Qué debemos hacer en estos casos?

Lo primero y fundamental es tranquilizarnos. En la mayoría de los casos las diarreas en los perros son un proceso que, si bien es molesto, no reviste mayor gravedad.

Cuando aparece esta dolencia, lo primero que tenemos que pensar es si hemos introducido alguna variación en la dieta de nuestro perro que haya podido causar el malestar. En caso afirmativo, es mejor volver a la dieta anterior o introducir los cambios poco a poco a lo largo de varios días.

Si sospechas que tu perro ha podido comer algo en mal estado o envenenado, es fundamental que contactes cuanto antes con tu veterinario de confianza. Así mismo, si en sus heces observas la presencia de pus, sangre o moco, deberás llevarlo a la consulta a la mayor brevedad.

En primer lugar, pondremos a nuestro perro a dieta. Esto consiste en que no le vamos a ofrecer comida de momento, pero sí dejaremos a su entera disposición agua fresca. Este ayuno debe durar unas 24 horas. Una vez pasado este tiempo, se debe ofrecer una comida sin grasas y de fácil digestión; un ejemplo puede ser un poco de arroz hervido, pollo cocido (sin piel y por supuesto, sin huesos) o pescado hervido. En el caso de cachorros, reduciremos estos tiempos a la mitad.

Es fundamental que el bebedero de tu perro esté perfectamente limpio, para ello lávalo bien con agua muy caliente y acláralo cuidadosamente con el fin de que no quede ningún resto en el mismo.

No mediques a tu perro sin indicación del profesional de la salud animal, puedes empeorar el problema.

Una vez pasadas 48 horas, tu perro debería mostrar signos de recuperación. Si no es así, acude a tu veterinario de inmediato para que valore si la afección puede revestir gravedad. En caso de mejora, puedes ir introduciendo su dieta habitual paulatinamente.