e1c7a-perro-expresiones-post
20 febrero 2019

Son muchos los dueños que se quejan de que su perro no les hace caso, no acude a su llamada o tiene malas conductas. Si vives una experiencia similar y quieres educar a tu pequeño compañero, es importante que conozcas un poco la psicología canina.

En este artículo te contamos todo lo que necesitas conocer para entender a tu mascota, saber cómo piensa y por qué actúa como lo hace.

¡Empecemos por el principio!

¿Qué es realmente la psicología canina?

La psicología canina es la ciencia que estudia el comportamiento de los perros. Cuando nuestro perro sufre depresión, ansiedad o problemas de conducta, es importante conocer por qué surgen estos problemas y cómo atajarlos.

¿Qué elementos pueden afectar a tu perro?

Existen varios aspectos, como proporcionar la mejor alimentación para perros, que pueden afectar de una u otra forma el comportamiento de tu compañero peludo. Hoy te dejamos seis aspectos importantes que todo dueño debe tener en cuenta a la hora de convivir con un perro y entender su forma de actuar.

Afecto

Muchos animales tienen la necesidad de compartir y establecer relaciones con otros seres… y los perros no son menos. Cuando un pequeñín llega a una nueva casa, es importante que el dueño le dedique tiempo de calidad a través de juegos, caricias, y una buena educación. Es muy posible que la relación que surja entre ambos se convierta en algo fundamental para el animal y pueda condicionar su relación con otras personas y animales.

Socialización

Los perros son animales sociales que necesitan estar con otros animales de su misma especie. Por ello es importante que acostumbres a tu compañero a estar con otros perros desde una edad temprana, a ser posible en ambientes extraños al suyo. De esta forma se irá acostumbrando a estar con otros peludos y a no ser agresivo cuando crezca.

Jerarquía

¿Sabías qué los perros descienden de los lobos y tienen la necesidad de crear una jerarquía dentro de su círculo? Por ello es importante domesticarlo y hacerle entender, desde el cariño, que él es parte de la manada y el dueño es el jefe. De esta forma se evitaran muchos problemas de agresividad y posesión posteriores.

Historia

Otro aspecto fundamental dentro de la psicología canina es el pasado de la mascota (sobre todo en el caso de los animales adoptados). Muchos comportamientos problemáticos pueden surgir tras una historia de abandonos, carencias o malos tratos. Si tu perro sufre estrés, depresión, un exceso de apego o agresividad, es importante entender de dónde surge ese comportamiento y atajar estos comportamientos para evitar problemas y crear un ambiente positivo dentro de la convivencia.

Nutrición

Gran cantidad de problemas de posesión o agresividad surgen a la hora de comer y se deben a que el perro en algún momento de su vida ha sufrido hambre o no se ha socializado bien mientras comía. Alimentarle varias veces al día con la mejor comida para perros, darle de comer en un sitio tranquilo y enseñarle que no tiene nada que temer evitará muchos inconvenientes futuros.

Raza

Si bien existen razas con más temperamento que otras, nosotros creemos que no hay razas peligrosas, hay perros maleducados. Es importante educar a tu mascota en el respeto, el cariño, y la sociabilización, sea de la raza que sea.

Et voilà! Conocer estos seis aspectos te ayudará mucho a descifrar y entender la psicología de tu perro. Aún así tienes que tener en cuenta que hay veces que tú solo no puedes enfrentarte a problemas de gravedad. ¡Busca ayuda si la necesitas!

¿Hay expertos que te pueden ayudar?

¡Claro que sí! Cuando una mascota tiene conductas demasiado raras o complicadas, es necesario consultar con un profesional veterinario especializado en comportamiento canino (es decir, un psicólogo o etólogo canino).

El apoyo psicológico profesional puede ser realmente útil en animales con fobias frecuentes o con tendencias a morder mucho, ladrar demasiado, socializar de forma agresiva o no comer con normalidad. Por ello llama a un psicólogo de perros si crees que no comprendes algo o no puedes enfrentarte solo a una situación. Él te ayudará a diagnosticar los problemas, determinar la evolución del problema y su pronóstico, y tomar las medidas necesarias sugiriendo cómo se va a trabajar con el animal y su familia.