img-post-ruidos-fuertes
28 marzo 2018

En plena temporada estival no es extraño que en las fiestas de nuestras localidades haya ruidos fuertes (de pirotecnia, orquestas, procesiones y demás) que puedan asustar a nuestro perro. Recordemos que los perros tienen el sentido del oído mucho más agudizado que los humanos y estos ruidos suelen alterarles bastante. Incluso aunque la fuente de sonido esté lejos de nuestra posición, muchas veces los perros son perfectamente capaces de oírlo.

Hoy desde Dibaq Petcare te damos una serie de consejos y recomendaciones para que puedas calmar a tu perro en caso de que se produzcan. Queremos destacar antes de nada que, si se trata de un problema que no podéis atajar por vosotros mismos al tratarse de una fobia grave, deberéis acudir a un veterinario o etólogo que os guiará de una manera más profesional.

En primer lugar, es fundamental que mantengamos la calma; si nuestro perro nos ve asustados, ansiosos o sobresaltados por el ruido, él hará lo mismo.

Es posible que tu perro decida esconderse en un lugar que él considere seguro, como debajo de la cama o en un rincón. En este caso, déjale que se quede en su “refugio” y actúa con normalidad, sin alimentar ese miedo yendo a consolarle. Sin embargo, sí es una buena idea que le acompañes en la habitación donde se haya refugiado. Una vez que se haya calmado, puedes premiarle con una golosina para que asocie la actitud de sosiego a una recompensa.

Espera un buen rato antes de salir a la calle después del episodio de miedo, será tu propio perro quien te diga con su actitud cuándo es el momento adecuado para salir; no le fuerces antes de tiempo.

Si estáis en la calle, intenta alejarte de la fuente de ruido, pero de una manera calmada y sosegada. Si sales corriendo, el perro interpretará que tú también tienes miedo.

No dejes a tu perro solo en casa si prevés que cerca de tu hogar se va a producir un ruido fuerte. Sabemos que esto a veces es inevitable, pero intenta que sean las menos las ocasiones.