Perros PPP
07 mayo 2021

¿Qué tengo que hacer si adopto un Perro PPP?

 

La Ley 50/1999 regula las razas de perro consideradas potencialmente peligrosas (PPP), pero recientemente el Gobierno va a realizar algunos cambios para evitar los perjuicios que existen en torno a este tipo de razas.

Entre otros criterios, estará la de poder educar a los perros ppp con técnicas que mejoren su comportamiento. Los perros PPP no son peligrosos si no los educas para que lo sean. Son muy cariñosos y juguetones, pero según estén educados frente a ciertas situaciones pueden ser peligrosos por su fuerza o musculatura.
Obvio, un perro pequeño también puede estar mal educado y ser peligroso, pero te hará mucho menos daño ya que su fuerza será menor. De ahí que solo algunas razas sean consideradas PPP.
Las más conocidas son:

  1. Pit Bull Terrier
  2. Staffordshire Bull Terrier
  3. American Staffordshire Terrier
  4. Rottweiler
  5. Dogo Argentino
  6. Filia Brasileiro
  7. Tosa Inu
  8. Akita Inu

 

CARACTERÍSTICAS DE UN PERRO PPP

La norma explica que se consideran potencialmente peligrosos los perros que contemplan todas o la gran mayoría de las siguientes características:

  • Fuerte musculatura, robusto y ágil.
  • Carácter fuerte.
  • Pelo corto.
  • Cabeza voluminosa.
  • Pecho macizo.
  • Extremidades anteriores rectas y posteriores muy musculosas.

 

REQUISITOS PARA ADOPTAR A UN PERRO PPP

La asociación protectora que escojas para la adopción del animal te informará de todos los requisitos que necesitas, es imprescindible inscribir al perro en el Registro Municipal de animales potencialmente peligrosos.

Además, tanto el dueño como las personas que quieran sacar a pasear al animal, tienen que llevar siempre consigo una licencia administrativa que le habilita el tener al perro. Esta licencia tiene una validez de 5 años, por lo que deberá ser renovada periódicamente durante toda la vida del perro.

A continuación, te enseñamos los requisitos para adoptar a un ppp:

  • Ser mayor de edad, es decir, tener más de 18 años.
  • No haber sido condenada por infracciones graves o muy graves por delitos de homicidio, lesiones, torturas, contra la libertad o contra la integridad moral, la libertad sexual y la salud pública.
  • Es esencial disponer de capacidad y aptitud psicológica para la tenencia de animales potencialmente peligrosos.
  • Contratar un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros con un mínimo de cobertura de 120.000 euros. En este caso el importe mensual a pagar varía en función de la aseguradora. Se trata de tener la seguridad de que, si el perro causa algún daño, la reparación económica esté garantizada.

Esta documentación debe presentarse en ayuntamiento de tu localidad, dónde también te informarán si se requiere de algún otro requisito.

Que sea ppp no implica que sea peligroso, no les cierres la puerta a esas razas porque pueden ser animales tranquilos y muy cariñosos, como cualquier otro perro.