El lenguaje de la cola de los gatos

464e4-dibaq_30_11_blog
30 noviembre 2018

¿Sabías que los gatos se pueden comunicar con nosotros y con su entorno a través de su cola? A veces, tan solo observando a nuestro felino, podemos saber lo que está pasando por su cabeza en ese momento o cuál es su estado de ánimo.

Un gato que camina con la cola levantada y terminando en curva es un gato que se siente seguro y que se encuentra contento. La cola mira al cielo, indicando que su estado anímico es bueno. También utilizan esta posición de la cola cuando algo les llama la atención y quieren “investigarlo”.

Los gatos que envuelven la cola alrededor de sus dueños (la mano, el brazo, la pierna, etc.) les están demostrando su fidelidad. Con este gesto ponen de manifiesto su afecto, confianza y amistad hacia la persona.

Si tu gato de repente empieza a realizar rápidos movimientos con la cola de un lado a otro, agitándola con rapidez, ten cuidado. Este gesto significa que está enfadado y molesto con lo que está pasando en ese momento y es posible que saque las uñas.

Sin embargo, si realiza ese mismo movimiento de una manera pausada y lenta, mientras está tumbado o sentado en el suelo, solo significa que está concentrado.

Si el gato tiene la cola entre las patas de atrás, está demostrando que tiene miedo a alguna persona o situación que se produce en ese momento. También revela que el gato tiene miedo una cola totalmente erizada que parece que dobla su grosor.

Cuando el gato está durmiendo con la cola enroscada sobre si mismo, indica que está tranquilo y sosegado, que se siente seguro descansando.

Si tienes varios felinos en casa, habrás observado cómo en ocasiones se enroscan las colas alrededor de su compañero. Este gesto denota amistad y se puede equiparar a cuando los humanos nos abrazamos.

Si observas que tu gata tiene la cola pegada a un lateral del cuerpo y rígida, significa que está en celo.

Como ves, observando a tu gato podrás saber en todo momento cómo se siente y esto te ayudará a crear un vínculo mucho más cercano con el animal.

Gatos como animal de compañía en la vejez

img-post-gato-anciana
02 noviembre 2018

Cada vez vivimos más años: es un hecho. Y cada vez, por desgracia, más personas mayores viven en soledad. Los ritmos de vida de hoy en día, los horarios laborales y el hecho de que muchas familias hayan tenido que irse a vivir a las grandes ciudades hace que muchos de nuestros mayores pasen el día solos.

En estos casos, tener un gato como animal de compañía mejora sustancialmente la vida de nuestros mayores. En general, cualquier mascota puede alegrar la vida de nuestros abuelos, pero desde Dibaq Petcare pensamos que un gato es la más adecuada. ¿Quieres saber por qué?

  • Un gato hace compañía, es un ser vivo que puede dar mucho cariño. Al contrario de la leyenda urbana que dice que los gatos son ariscos, a la mayoría les encanta sentarse en el regazo de las personas mientras son acariciados.
  • Son independientes, es decir, no necesitan salir a la calle cada día y los cuidados que requieren son fácilmente asumibles por personas mayores (aseo, limpieza, comida).
  • Al contrario que los perros, no necesitan grandes paseos ni un ejercicio físico en el que las personas intervengan de manera activa. Muchos de los juguetes que más les gustan a los gatos son una cuerda atada a un juguete que el anciano puede manejar perfectamente desde su sillón favorito.
  • En caso de decidiros por un gato, es conveniente que el gato sea adulto. Un cachorro puede generar más estrés que beneficios.
  • En caso de ser necesario, un gato puede quedarse solo en casa varios días, con la sencilla condición de que alguien pase a ponerle alimento y agua y limpiarle su caja de deposiciones.
  • Está demostrado que las personas mayores que conviven con una mascota viven más, acuden menos al médico y tienen menos probabilidades de sentirse tristes o apáticos. Al atender las necesidades del animal, tienden a darle menos importancia a los achaques propios de la edad.

En definitiva, los gatos pueden convertirse en unos buenos aliados para las personas mayores.

 

La importancia de los mimos a las mascotas. Consiéntelos con la mejor comida para mascotas

img-post-importancia-mimos-mascotas
07 septiembre 2018

Todos los que tenemos una mascota en casa solemos darles mimos porque nos sale de dentro, forman parte de nuestra familia y sentimos por ellos un cariño difícilmente comprensible por las personas que no son amantes de los animales.

En primer lugar, debemos aclarar que con mimos no nos referimos solamente a caricias y palabras bonitas, sino en todo aquello que beneficia a la salud tanto física como psicológica de nuestro animal. Por ejemplo, mimar también es jugar con ellos, proporcionarles la mejor comida para mascotas, ocuparnos de su aseo y de sus revisiones veterinarias, etc.

Las mascotas necesitan que su aseo y limpieza sea una responsabilidad nuestra, de los dueños. Un cepillado a diario y un baño cuando sea necesario es fundamental para mantener la salud en la piel y el pelaje de nuestro perro o gato.

Debemos dedicar un rato diariamente a jugar con nuestra mascota. Ya sea en el interior de nuestro hogar con los gatos o dando paseos y jugando al aire libre con nuestros perros, ellos necesitan esa interacción con nosotros para ser felices.

Cuando hagan algo bien, o simplemente cuando estén tranquilos o relajados, dales una sesión de caricias. El contacto con nosotros les hace sentirse parte de la manada, seguros y protegidos.

Conoce su lenguaje corporal. Es importante que conozcas a tu mascota y sepas interpretar si está contenta, relajada, estresada o tiene miedo. Si conocemos sus emociones, nos será mucho más sencillo poder reaccionar a ellas de una manera adecuada. Sobre todo, aprovecha para aprender su lenguaje a la hora de alimentarse, puede indicarte si estás, o no,  eligiendo la mejor comida para tu perro o gato.

Cuida tu tono de voz. Los animales son muy sensibles a los gritos, las discusiones y demás. Procura mantener siempre un tono tranquilo y enfatiza tu alegría cuando haga algo que te guste.

Establece rutinas. Las rutinas fomentan la seguridad en perros y gatos. Darle siempre de comer a la misma hora o tener una hora aproximada de juegos o paseos les dará la tranquilidad de que su dueño está pendiente de ellos y los cuida.

Crea su espacio. Es importante que tanto el perro como el gato tengan un lugar propio donde retirarse a descansar cuando consideren oportuno. Invertir en una cama cómoda y mullida es una muy buena opción.

Cómo cuidar el pelo de nuestro gato

img-post-como-cuidar-el-pelo-de-nuestro-gato
19 julio 2018

Si hay algo que tienen nuestros amigos felinos es pelo. Se estima que, de media, un gato posee más de 20000 pelos por cada centímetro cuadrado de piel. Por eso, hoy en nuestro blog os vamos a dar una serie de trucos y consejos para que el pelaje de nuestro gato se encuentre siempre en perfectas condiciones.

 

  • En primer lugar, debemos cuidar mucho la alimentación. Desde Dibaq Mascotas te recomendamos nuestra gama de piensos Fitmin Purity, que favorece la salud del pelo de nuestra mascota; dentro de esta gama, está especialmente indicado para gatos que viven en el interior de los hogares el pienso Fitmin Purity Indoor, que contiene un 69% de proteínas de origen animal.
  • Cepilla a tu gato frecuentemente. Es importante que se acostumbre a los cepillados desde pequeño. El cepillado es fundamental para evitar la acumulación de pelos muertos que pueden tragarse. Recordemos que el gato es un animal que se asea a diario con su lengua y si traga muchos se formarán bolas de pelo en su estómago. El cepillado debe ser suave y placentero y se debe evitar hacerlo a contrapelo.
  • Utiliza cepillos especiales dependiendo de la raza de tu gato y de la longitud de su pelo. Tu profesional veterinario podrá orientarte en cuanto a la elección de los cepillos, peines o púas que mejor le vayan a tu gato.
  • Permanece muy atento a los nudos que se puedan formar en el pelaje de tu gato; si no los retiras adecuadamente, puede llegar a hacerse heridas al intentar quitárselos en el aseo con la lengua.
  • ¿Es recomendable bañar a los gatos? Pues depende. Si tu gato sale a la calle, se ensucia mucho o no se asea adecuadamente (por ejemplo, por salud o edad), deberías bañarlo una vez al mes. Para ello, utiliza siempre productos especiales para ellos y retira concienzudamente los restos de champú.
  • Otra opción para retirar restos de suciedad ocasionales en el pelaje del gato es el uso de toallitas de bebé muy suaves, pero esto solamente debe ser un remedio esporádico.

Si observas un cambio en el brillo del pelaje o una caída que no responde a ninguna causa aparente, te recomendamos que consultes con tu veterinario de confianza.

 

¿Debo cortar las uñas de mi gato?

img-post-debo-cortar-unas
01 junio 2018

Esta es una pregunta que nos hacemos todos los que, por primera vez, convivimos con un felino ¿Qué hacer con sus uñas? ¿Se deben cortar? ¿Lo hacemos nosotros? ¿Acudimos a nuestro veterinario de confianza?

La respuesta a esta pregunta depende de cada gato. Si eres uno de los afortunados que tiene un jardín o espacio exterior donde el gato sale habitualmente, es muy importante que no le cortes las uñas, pues estas son necesarias para que pueda trepar, escalar e incluso defenderse en caso necesario de cualquier animal intruso que pudiera invadir su espacio.

 

En caso de gatos que viven en domicilios y que no salen habitualmente al exterior se pueden limar o cortar, aunque esto no es necesario si nuestro minino tiene a su disposición un buen rascador donde poder limarlas de manera natural. Es importante que eduquemos a nuestro gato de manera que aprenda que es el rascador y no otros muebles de la casa donde debe realizar esto.

Si aun así consideramos que debemos cortarlas, hay una serie de consejos que debemos seguir:

–          Acostúmbrale desde bien pequeño para que lo vea como algo natural.

–          A la hora de cortar, hazlo con unas tijeras especiales diseñadas para tal fin.

–          Presiona con cuidado la almohadilla para hacer que la uña salga.

–          Cuidado con cortar más de la cuenta. No debes sobrepasar la línea que pueda afectar a la vena interior que tienen en las uñas. Podrás distinguirla por el cambio de color de la uña donde empieza la vena.

–          Tranquiliza al animal y si ves que está demasiado nervioso, deja la operación para otra ocasión en la que se encuentre calmado.

–          Si crees que vas a hacerle daño o el animal se altera demasiado cada vez que lo intentas, recurre a tu profesional de la salud felina de confianza.

–          Cuando se las hayas cortado, ya sea en casa o en la clínica veterinaria, ofrécele un premio en forma de golosina para que lo relacione con algo bueno.